Tandil

27 de Septiembre de 2020 17:36

Le impidió el ingreso a los fiscalizadores y terminó con el geriátrico clausurado

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La curva de contagios en Tandil se elevó durante todo el mes de septiembre.

La propietaria de un hogar de adultos mayores de Tandil le prohibió el ingreso al personal del área de Fiscalización Sanitaria provincial que, tras recibir varias denuncias por irregularidades, autorizó a retirar a los abuelos de lugar y a clausurar el establecimiento.

Un geriátrico de la ciudad de Tandil quedó clausurado durante este viernes tras un operativo realizado por el municipio a través de la Dirección de Discapacidad y Adultos Mayores y de la
Dirección de Inspección General. Antes de llegar a esa determinación, fueron varias las actuaciones realizadas por las autoridades de la comuna en conjunto con el gobierno provincial.

La historia de las irregularidades en torno al establecimiento se remontan en lo inmediato al 19 de agosto pasado, cuando se remitió formalmente al área de fiscalización sanitaria de la provincia de Buenos Aires las actas de actuación de una inspección llevada a cabo por el Director de Salud Comunitaria tandilense.

Sobre fines de agosto último, inspectores de la región dependientes del área del gobierno bonaerense se hicieron presentes en el lugar, pero no pudieron realizar las actuaciones pertinentes ante la prohibición de intervención por parte de la dueña del lugar.

La semana pasada integrantes de la Dirección de Discapacidad y Adultos Mayores y de Inspección comunal se hicieron presentes en el geriátrico nuevamente, situado sobre calle 11 de septiembre, donde se constató que la propietaria no había llevado adelante las medidas solicitadas por la comuna.

Tras labrar las actas correspondientes, el municipio recibió un nuevo reclamo de un familiar de un residente que expresó su preocupación ante una denuncia efectuada por un vecino de la zona sobre el geriátrico. Finalmente, se decidió notificar a los responsables de los adultos mayores allí alojados que el establecimiento sería clausurado y que tenían cinco días para retirar a sus parientes.

Posteriormente personal de la Dirección de Inspección se presentó en el lugar a fin de constatar que no quedarán residentes y procedió a colocar la faja de clausura.

Compartir
Compartí esta nota