Fernanda Raverta: "Nuestro esfuerzo y compromiso es generar trabajo"

La directora ejecutiva de Anses defiende la nueva fórmula jubilatoria y garantiza que en 2021 a los jubilados les irá mejor que con la de Mauricio Macri. Habló de las diferencias en el gobierno y trazó su balance personal. 

Fernanda Raverta habló con 0223 en Mar del Plata. Foto: 0223.

2 de Enero de 2021 07:32

Sentada en una mesa de un reconocido café de Mar del Plata, Fernanda Raverta disfruta de la vista al mar, pese a la tarde gris. Acaba de vivir uno de los días más intensos del año más intenso de su vida política: la Cámara de Diputados aprobó la nueva fórmula de movilidad jubilatoria y el Senado convirtió en ley el Plan de los Mil Días y laInterrupción Voluntaria del Embarazo.

Nuestra función es generar condiciones para que los argentinos vivan mejor”, dice Raverta en una entrevista con 0223, en la que traza un balance del año que inició como ministra de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires y lo cerró como directora Ejecutiva de Anses.

Raverta defiende la fórmula que se convirtió en ley esta semana y garantiza que “a los jubilados les va a ir mejor” que con el cálculo que había instalado el gobierno de Mauricio Macri. Además, remarca que el 70% de los jubilados este 2020, con los aumentos por decreto y los bonos que otorgó el presidente Alberto Fernández ganaron 7.000 pesos más de lo que hubiesen ganado con la fórmula de Cambiemos. “Es algo matemático, no es subjetivo”, aclara.

La directora de la Anses habla de los rumores de peleas entre las principales figuras del gobierno y sostiene que “hay miradas iguales y opiniones distintas” y defiende que esa construcción da “muy buenos resultados”.

Tras el cierre de un año crítico producto de la pandemia, la marplatense cree que 2021 será más favorable para todos los argentinos y si bien sabe que hay sectores a los que el Estado deberá seguir asistiendo afirma que el principal objetivo del gobierno de Alberto Fernández es “crear trabajo”. “Ese es nuestro esfuerzo y compromiso”, señala, mientras la lluviosa tarde marplatense se viste con un imponente arcoíris.

-El 2020 quedará en los libros de historia por todo lo que se vivió. ¿Qué balance hace?

 -Fue un año muy intenso, de mucho trabajo y de mucho esfuerzo pero también de mucho compromiso para estar a la altura y garantizar que el Estado pudiera asistir a las familias en un año absolutamente atípico por la pandemia y en un contexto desolador para muchos, porque perdieron a sus seres queridos. Hubo un enorme esfuerzo para poner a Anses a disposición de esas familias, con un vínculo muy cercano que tiene el organismo por todas las prestaciones que brinda. Transmitimos que podíamos entender las dificultades y complejidades pero también sabíamos que esto iba a pasar. De hecho, este martes se empezaron a aplicar las vacunas y eso muestra la certeza que todo el tiempo intentamos transmitir: que hay que cuidarse mucho para pasar este tiempo porque viene otro tiempo, el de la vacuna que nos va a permitir recuperar un poco nuestras vidas más normales.

-Y sobre el cierre del año consiguió una de las metas de Anses que fue modificar la fórmula de los haberes jubilatorios.

-Este año, cada uno de los aumentos por decreto que firmó el presidente garantizaron que el 70% de 7.100.000 jubilados y jubiladas pudieran tener un 35,3% de aumento en su haber. Es muy importante decirlo porque en este año la economía cayó, los trabajadores lograron un aumento menor en sus salarios, y sin embargo a los jubilados y jubiladas los cuidamos más durante la pandemia. Cumplimos con la palabra de cuidar a los más vulnerables. Sabíamos que teníamos que garantizar no solo los cuidados en materia sanitaria sino los cuidados en términos económicos y sociales. No partíamos de cero, sino de menos veinte, porque la fórmula anterior le quitó el 20% de capacidad de compra a los jubilados y jubiladas entre 2017 y 2019. Revertir esta situación hizo que tuviéramos que tomar distintas medidas, como los aumentos por decreto, el congelamiento de los medicamentos, suspensión de créditos Anses, perdonar los intereses acumulados de las cuotas no cobradas… una cantidad de medidas para proteger a esta población.

-¿Qué cambios concretos incluye esta nueva fórmula?

-Esta nueva fórmula tiene una ventaja y es que ya se probó. Entre 2008 y 2017 permitió que jubilados y jubiladas ganaran 26 puntos en su capacidad de compra. Eso quiere decir que más allá de las cuestiones subjetivas, matemáticamente funciona. Es una fórmula que de alguna manera pone en sintonía el crecimiento de la Argentina con el crecimiento de los haberes. Todos sabemos que el año que viene la Argentina va a crecer pero lo que hay que ver es cómo crece y a quién le toca ese crecimiento. Cuando la Argentina crezca, va a haber más consumo y si hay más consumo, hay más ingresos y más recaudación para nuestro organismo, y si todo esto ocurre habrá mejores jubilaciones. En tiempos donde el esfuerzo está puesto en el crecimiento económico, tenemos que hacer que ese crecimiento les llegue a todos; a los trabajadores activos pero también a nuestros jubilados y jubiladas.

-¿Puede garantizar que en 2021 a los jubilados les irá mejor que lo que les hubiera ido con la anterior fórmula?

-Sí, absolutamente. Les va a ir mejor con la nueva fórmula y además está bueno decir que durante este año, que fueron aumentos por decreto, el 70% de esta población enorme que tenemos tuvieron la posibilidad de tener tres bonos que hicieron que ganaran 7 mil pesos más de lo que hubieran ganado con la fórmula de Macri. Por lo tanto, suspender la fórmula fue también una medida de cuidado y protección porque permitió esta mejora. Es algo matemático, no es subjetivo. Y volver a una fórmula es muy importante porque ya no queda en la discrecionalidad del presidente sino que lleva certidumbre y tranquilidad a los jubilados. Después de todos estos meses de trabajo, y poniendo en sintonía la tarea del Ejecutivo con el trabajo de los diputados y senadores en torno a un objetivo bien claro, logramos esta buena noticia con la sanción de la ley.

-Como ministra, habiendo luchado durante años por los derechos de igualdad, madre de dos mujeres jóvenes, ¿cómo vivió lo que siguió ese día con la aprobación del aborto legal?

-Con mucha alegría. Creo que aprendió la democracia y tomó nota de que cuando un sector de la población se organiza, como las mujeres en este caso, y cuando el reclamo es justo y cuando está la posibilidad de interpelar a los legisladores que son los representantes en el Congreso, y todo eso se ejercita democráticamente, hacemos una mejor Argentina. Por eso fue muy importante.

 

No solo teníamos mucha expectativa con la IVE sino con la ley de Mil Días, porque Anses lo trabajó mucho. El segundo capítulo es del organismo y tiene que ver que los chicos de la asignación universal por embarazo, que se percibía por seis meses ahora será de nueve meses. Ese ingreso es lo mismo que las mamás con trabajo que cobraban el Prenatal, por lo que es poner de pie en igualdad a las mamás ocupadas y desocupadas. Y también incluye tres asignaciones para realizar controles en materia de salud. Esto permite focalizar en el control de los chicos y las chicas para que crezcan sanos. Contar con este día histórico fue absolutamente importante para Anses porque tanto la movilidad como la ley de Mil Días nos permite ampliar derechos y construir una Argentina más justa, más equitativa, donde los chicos y las chicas estén más cuidados y las personas mayores tengan previsibilidad y certeza de cómo van a evolucionar sus haberes.

-Se habló durante el año de la posibilidad de implementar una renta universal. ¿Hay algo concreto?

-El 10 de diciembre asumimos el compromiso de conducir los destino y el presidente dijo siempre que la forma de reconstruir la Argentina era a partir del trabajo y la producción. Y nuestra responsabilidad de Gobierno es generar trabajo y que esa población económicamente activa –hay 28millones de personas entre los 18 y los 65 años- tenga la oportunidad de tener un proyecto. Algunos de esos proyectos tienen que ver con formación y estudio pero muchos otros tienen que ver con el trabajo. El desafío es ampliar esa capacidad productiva para que todos y todas tengan su trabajo. Sabemos que hasta que Argentina se ponga en marcha y tengamos la capacidad a partir de un modelo económico de crecimiento, va a haber argentinos y argentinas que habrá que asistir. Y por supuesto lo haremos. Pero nuestro esfuerzo y compromiso es generar trabajo. Porque gobernar es trabajo. Y si las familias se desarrollan, la Argentina se desarrolla y nuestro objetivo es poner a la Argentina de pie.

-Comenzó el año como ministra de Desarrollo de la Comunidad de la provincia y lo cierra como directora Ejecutiva de Anses. ¿Cómo fue el año desde lo personal?

-Cuando asumí en Desarrollo Social nos hicimos cargo de una Provincia en la que el 63% de los chicos en el conurbano vivían bajo la línea de pobreza. Era un desafío provincial. Y cuando el presidente me convoca a Anses, el desafío se amplió porque una de nuestras medidas, el IFE, alcanzó a casi 9 millones de argentinos. Cuando estudiamos esa población, vimos que tres de cada cuatro de esos argentinos no habían tenido un mes en relación de dependencia en los últimos cuatro años. Con esa situación arrancamos a gobernar el 10 de diciembre y yo a partir del primero de mayo en el organismo.

 

-¿Está conforme?

Fue un desafío y una responsabilidad enorme pero con la convicción de poder transformar la realidad. Ese el objetivo, siempre trabajando con mucha vocación de servicio. Para que nuestro organismo llegue a todos los que tiene que llegar de manera fácil, cuidada y efectiva y recuperando la empatía. Hay que encarar este desafío tan importante con mucho esfuerzo y entiendo que lo venimos haciendo muy bien.

En una pandemia, sufrimos la pérdida de muchos seres queridos y muchos argentinos que fallecieron producto del Covid-19. Nosotros teníamos una prestación que era el subsidio e contención, que es un dinero que se le otorga a la familia que tiene que despedir a un ser querido. Estaba muy desactualizado y  a partir de un decreto, lo actualizamos de 6 a 15 mil pesos y ampliamos la población porque notamos que hay una Argentina de pobreza e indigencia que también puede ser víctima de esta pandemia y por eso incluimos a los fallecidos por Covid-19. Esto de pensar empáticamente en cuál va a ser el problema del argentino y de esa familia y poner al Estado a reparar esa dificultad y superar esa adversidad, es claramente la función del Estado: generar condiciones para que los argentinos vivan mejor. Eso es lo que hicimos desde el 1º de mayo.

 

-Además de su rol institucional, es una funcionaria muy cercana a la vicepresidenta Cristina Kirchner, pero también del presidente. Se habló mucho durante el año de peleas y enfrentamientos. ¿Cómo lo vivió usted?

-Soy parte de un Gobierno donde hay miradas iguales y opiniones distintas y en donde podemos construir síntesis todo el tiempo. Revisé cada uno de los derechos que brinda el organismo y en cada una de esas revisiones y reflexiones encontré un ida y vuelta con el presidente, la vicepresidenta y los diferentes ministros. En esa dinámica es donde podemos construir síntesis y mejorarnos a nosotros mismos. No existe la posibilidad de mejorarnos si no nos interpelamos individualmente a nosotros mismos pero también al otro. De esa manera construimos una síntesis de Gobierno y creo que va a dar muy buenos resultados porque todo el tiempo estamos en el desafío de hacer mejor y más comprometidas nuestras tareas desde la responsabilidad que nos toca.

 

 

 

 

“El deseo de ser intendenta de Mar del Plata siempre está vigente”

-En 2019 hizo campaña en Mar del Plata, luego las responsabilidades políticas la llevaron a otro lado. ¿Cómo vio durante 2020 a la ciudad más a la distancia?

-Yo vivo en Mar del Plata. Más allá de que fue difícil volver en pandemia por las restricciones y porque trabajo en Capital. Hubo un tiempo en que fue difícil, pero vuelvo mi casa, mi familia, mi lugar, mi vida está en Mar del Plata. Y vuelvo a la ciudad que en campaña decía que quiero verla distinta y mejor.

-¿La ve distinta?

-No. Creo que fue un año particular, muy difícil, y que nos merecemos seguir pensando que podemos vivir en esa ciudad. Por eso todos los días, los funcionarios nacionales y provinciales, y desde mi lugar porque hay 118 mil marplatenses que cobraron el IFE, hay 131 mil jubilados y jubiladas con los que me comunico a diario desde el organismo, 48.600 trabajadores cobraron el ATP

Pensá que Anses, solamente en pandemia, invirtió 7.600.000 de pesos en Mar del Plata en bonos de salud, becas de cultura, ATP e IFE. Esa fue la inversión extraordinaria Covid que hicimos para Mar del Plata. Y digo esto porque es una ciudad en la que todavía falta mucho por hacer y nuestro desafío como fuerza política es seguir pensando que eso puede ser posible. El sueño de ver la ciudad que nos merecemos sigue intacto.

-¿Habla con Montenegro?

-Sí, claro. Aparte en la pandemia tuvimos que ir acompañándonos para pasarla juntos y por supuesto hay diálogo. Está claro que hay cosas que las haríamos distinta pero siempre estuvimos para apoyar.

-¿Qué cosa hubiera hecho distintas?

-La ciudad tiene que pensar en otro sistema productivo, en otra matriz, que permita pensar que tenemos una enorme cantidad de trabajo precarizado. Es una ciudad que se merece tener los mismos servicios en el centro y en la periferia. También es una ciudad que se merece vivir la seguridad de otra manera. En la campaña, el tema de la seguridad era algo en lo que hacía mucho hincapié el intendente y ya tuvo que cambiar a su secretario y el equipo. El grado de complejidad de Mar del Plata es enorme y todo el tiempo hay que proponerse mejorarla pero mejorándose a uno mismo y darlo todo. Mis hijas siempre me dicen Lo diste todo, mamá. Eso es lo que hace siempre nuestra fuerza política: darlo todo para cambiar las cosas.

-¿Hoy ocupa un cargo de mayor responsabilidad, pero sostiene el deseo de ser intendenta de Mar del Plata?

-Falta mucho para el 2023 pero hay un deseo y un sueño que está vigente.

Comentarios de usuarios de Facebook