La campaña, con un ojo en el 14 y el otro en la universidad

La campaña electoral para las elecciones legislativas del 14 de noviembre es calma, más allá de algunos chispazos. La atención, en cambio, está en el resultado por la conducción de la Unmdp.

Juntos y el Frente de Todos, de campaña para las generales, también siguen con atención la elección en la Unmdp.

20 de Octubre de 2021 21:41

Cada tanto, hay algún dardo o una chicana que hace suponer que la campaña se recalentará, pero rápidamente las aguas se calman y el clima vuelve a un templado con poco entusiasmo electoral. No significa que la elección les resulte indiferente a los principales espacios, aunque sí tienen repartida la atención: mientras llevan adelante la campaña de cara al 14 de noviembre, también siguen con atención la elección en la Universidad Nacional de Mar del Plata (Unmdp). Los principales dirigentes de la política doméstica hacen fuerza para uno u otro candidato.

Hubo chispazos por el desembarco de fuerzas federales en distintos puntos del país, sin que Mar del Plata fuera tenida en cuenta. En las últimas horas, también, surgieron cruces por la municipalización de Punta Mogotes, luego de que la administración anunciara un sorteo para marplatenses y turistas que reunió a más de 50 mil inscriptos en 24 horas.

El más “picante” en la campaña electoral es el coordinador de Gabinete, Alejandro Rabinovich, tercero en la lista de senadores por la Quinta Sección electoral. A través de Twitter, por caso, disparó munición pesada contra el Frente de Todos. “Somos distintos”, escribió, con un video con la pantalla partida que muestra, por un lado, la intervención que realizaron militantes kirchneristas con la imagen del expresidente Néstor Kirchner y en el otro, la tarea de limpieza y restauración que lleva adelante Costanza Addiecchi.

 

Desde Juntos hacen hincapié en esas diferencias para fidelizar el voto más duro del espacio, aunque al mismo tiempo –dicen- esa polarización también beneficia al Frente de Todos. “Saca del escenario a Espert y la izquierda, que son las fuerzas que nos siguen”, analizan en el oficialismo local.

Cerca de Fernanda Raverta no coinciden con el análisis del beneficio mutuo y creen que el golpe (que los sorprendió) está más vinculado a un intento del montenegrismo de posicionarse a futuro dentro de Juntos que con la realidad actual.

Cada paso que dan desde el oficialismo local también otro objetivo, marcan desde el comando de campaña de Guillermo Montenegro: lograr que más gente vaya a votar en las elecciones. ¿Creen que pueden lograr una diferencia suficientemente amplia para que el reparto de concejales sea 9-3 y no 8-4 como quedó configurado tras el resultado de las Paso? No lo descartan aunque saben que es difícil. Pero el objetivo es otro: Juntos quiere llegar a los 200 mil votos en Mar del Plata.

El objetivo de cosechar casi 40 mil votos más tiene como fin garantizar el triunfo de Diego Santilli en la provincia. “Si hay una recuperación en el Conurbano queremos que Mar del Plata sea el distrito que más votos le aporta al ‘Colo’”, resumen cerca del intendente.

La campaña de Juntos tuvo el viernes de la semana pasada la muestra pública del Pro y la UCR juntos, en un acto que reunió a dirigentes de toda la sección. Nunca hubo dudas en Mar del Plata de la buena sintonía entre los referentes de ambos espacios (Montenegro y Maxi Abad), pero no habían compartido un acto de esas características.

La sintonía se trasladó a los spots de campaña donde aparece Fernando Muro (Pro), Angélica González (Coalición Cívica) y Marina Sánchez Herrero, que si bien es la cuarta de la lista es la figura que busca promover la UCR, con la idea de que llegue a la presidencia del Concejo Deliberante. Esas caras se replicarán también en la lista que aparecerá en el cuarto oscuro: va a estar la foto de los tres.

En el Frente de Todos, la estrategia apunta, fundamentalmente, a captar los votos de aquellos que no concurrieron a la elección. Apenas terminadas las Paso, había fuerte interés por conocer cómo se ensamblaría Facundo Manes a la lista de Diego Santilli, luego de algunos cruces picantes en el inicio de la campaña.

Sin embargo, la convivencia entre el neurocientífico y el actual vicejefe de Gobierno porteño no muestra tensiones. “Esos votos van a ir todos para Juntos. Tal vez alguno pueda ir para otro lado, pero nosotros tenemos que concentrarnos en los que no fueron a votar”, dicen desde el Frente de Todos.

 

Y creen que en ese terreno tienen para crecer varios puntos. “Muchos de nosotros tienen un registro claro: de cada cuatro conocidos hay uno que no fue a votar. Tenemos que ir por esos votos”, resumen.

La apuesta también apunta a los barrios y las organizaciones sociales. Por la pandemia, desencanto o un poco de cada cosa, hubo poco movimiento en los barrios durante las Paso. “Hubo autocrítica y hoy notamos más actividad”, reconocen cerca de Virginia Sívori. ¿Cuánto pueden sumar con esos votos? “No lo sabemos”, dicen.

 

El otro ojo, en la universidad

Como hace años no ocurría, la elección en la Universidad Nacional de Mar del Plata (Unmdp) concitó la atención de la clase política marplatense. Desde hace casi 20 años, el Socialismo administra la casa de altos estudios, un peso político que no pudo trasladar a otros ámbitos públicos, como el Concejo Deliberante.

Sin embargo, esa hegemonía este año está amenazada: mientras el rector Alfredo Lazzeretti va en busca de la reelección, el vicerrector, Daniel Antenucci, busca subir un escalón y manejar los destinos de la Unmdp por los próximos cuatro años. Y a diferencia de otras elecciones, cuando el resultado se conocía de antemano, esta vez el final está abierto.

Si bien este viernes se elegirá la asamblea universitaria que luego deberá proclamar a la fórmula ganadora, como el voto ya habrá sido anunciado y no se puede cambiar ese día se sabrá si hay un cambio de rumbo o si el Socialismo sostiene la conducción.

 

La política no está ajena a la disputa. Lazzeretti, en pos de mantener la conducción del rectorado, selló un acuerdo con la Unión Cívica Radical y por eso eligió a la vicedecana de Derecho, Silvia Berardo, como compañera de fórmula. Esa facultad es un bastión histórico de la UCR, que hoy tiene en Maxi Abad a su líder indiscutible.

Y el intendente Guillermo Montenegro no es ajeno a la disputa. “Estamos jugando fuerte”, admiten cerca del jefe comunal. Fue el propio Abad el que convenció a Montenegro de la importancia política de que la Unmdp no cambie de manos.

Antenucci, en tanto, selló hace tiempo un acuerdo con sectores vinculados al kirchnerismo. Por eso, Fernanda Raverta también sigue con atención el desarrollo de esta elección. “Es muy relevante, porque consideramos que la universidad puede tener un rol vital en los próximos años”, dicen. El actual vicerrector eligió, no obstante, a una figura más vinculada al ámbito académico y empresarial que al político: la economista Mariana Foutel.

 

Desde el entorno de esa lista remarcan también la participación de dirigentes de la Coalición Cívica, como Armando Abruza, algunos del Socialismo e independientes, que se unieron para finalizar el ciclo Socialista que suma las gestiones de Daniel Medina, Francisco Morea y el propio Lazzeretti.

Comentarios de usuarios de Facebook