Mar chiquita

6 de Marzo de 2021 08:49

Intimaron a la docente marplatense para que "desarme" su casa prefabricada en Playa Dorada

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

La mujer recibió la intimación por parte de la Dirección de Obras Privadas de la Municipalidad de Mar Chiquita. Las autoridades aseguran que la mujer infringe la ordenanza 28/07. 

La Municipalidad de Mar Chiquita decidió intimiar a la docente marplatense Susana Consorte para que "desarme" la casa prefabricada que montó hace pocos días en un terreno de Playa Dorada que compró bajo la ley hace poco más de un año.

Después del caso que se visibilizó 0223, se conoció que la tesitura que adoptó la Dirección de Obras Privadas del Municipio fue avanzar con una intimación contra la trabajadora de la educación que pide ayuda para poder vivir como corresponde en su "único bien".

En la documentación a la que tuvo acceso este medio, un inspector municipal decidió ratificar la medida de clausura sobre el domicilio para que no puedan avanzar las tareas de construcción al señalar que la marplatense "no ha respetado la paralización hecha previamente". "Se intima a desarmar inmediatamente", apuntó el funcionario.

Las autoridades sostienen que la docente infringe la ordenanza 28/07. La mujer tiene un plazo de cinco días para formular un descargo al respecto y, en caso contrario, podrá recibir distintas sanciones y actuaciones por parte de la Dirección de Obras Privadas.

Consorte, en primer lugar, había decidido visibilizar su caso al acusar una "persecución constante" de la policía y de "delegados" para que se retire de la vecina localidad. En ese marco, acusó un "nivel de violencia horrible" y se mostró sorprendida por esa repercusión al sostener que siempre actuó bajo la ley.

La trabajadora de la educación, en este sentido, recordó que el terreno en Playa Dorada lo compró hace un año y tres meses en la inmobiliaria de Patricia Moreno y que tramitó la escritura correspondiente en la escribanía Fernández de Santa Clara.

 "Yo después compré una casa prefabricada y cuando empiezo a tramitar en Obras todos los trámites para meter los planos, me dicen que no están permitidas. Entonces empecé a negociar con la compañía que me hizo la casa la devolución del dinero pero ellos no querían devolverlo", mencionó.

La docente dijo que tuvo que recurrir a un abogado para insistir con el reclamo hasta que la empresa que realizó la casa se adelantó en la negociación: "de un día para el otro", según aseguró, le hicieron llegar este sábado la vivienda que ella estaba rechazando. "Yo había metido los planos con la arquitecta en obra, pidiendo el cambio de materialidad porque la íbamos a hacer de ladrillo portante suponiendo que íbamos a conseguir el dinero. Pero al no suceder eso, el abogado me redactó la solicitud de cambio de materialidad por esa situación ajena a mi voluntad", indicó.

"Yo solo doy clases. Tengo una vida normal y lo único que quiero es tener mi casa. No quiero joder la vida de nadie", expresó, e insistió: "No es que yo tengo cinco casas más: esa casita que estoy tratando de sacar adelante es el único bien que tengo y me están haciendo la vida imposible. La compré porque los alquileres están terriblemente caros en Mar del Plata y con la plata que tenía era imposible conseguir otra cosa. Necesito habitar mi casa como corresponde porque sino me quedo en la calle".

Compartir
Compartí esta nota