El Club Argentino de Mujeres y la historia del balneario feminista que tuvo Mar del Plata a fines del ‘20

Fue construido en 1927 en la Rambla La Perla y estaba exclusivamente destinado al alojamiento de mujeres solas o con hijos. 

El Club Argentino de Mujeres comenzó a funcionar en 1927 en el final de la Rambla La Perla. Foto: archivo Óptica Griensu - gentileza Lic. Ángel J. Somma.

8 de Marzo de 2021 15:00

A fines de la década del ‘20, mientras Mar del Plata se perfilaba como la ciudad elegida por la elite porteña para veranear, en la zona norte de la incipiente villa balnearia, se puso en funciones un hotel con playa exclusiva para mujeres que buscaran descansar frente al mar. Se trataba del Hotel Argentino de Mujeres, perteneciente al Club del mismo nombre cuya sede principal se encontraba en la calle Maipú 924, en Buenos Aires, y había sido fundado en 1921 con fines culturales e intelectuales o, en otras palabras; para que la “mujer decente” tuviera un lugar de reunión en un ambiente de “irreprochable cultura social e intelectual”

El espacio -uno de los primeros escenarios en los que se discutió acerca de la necesidad de exigir el derecho al voto femenino- , era presidido por la poetisa y docente feminista Mercedes Dantas Lacombe, que dirigía el Club junto a otras mujeres de la alta sociedad porteña que trabajan ad honorem. Allí sólo estaba permitido el acceso de mujeres solas o, en su defecto, con hijos a cargo.

El edificio, instalado al final de la Rambla La Perla, a la altura de Chacabuco y la costa, era un chalet de madera pintoresquista con techo a dos aguas apoyado sobre pilotes en la playa. Había sido erigido en 1927 pero debió ser reconstruido un año más tarde, luego de que un temporal lo destruyera por completo. Tenía en total treinta dormitorios para sesenta huéspedes, un amplio comedor, una sala de lectura y dependencias acondicionadas para baños calientes con agua de mar.

Se calcula que el Club contaba con unas setecientas socias que, entre enero y marzo de cada año, se organizaban para poder disfrutar de unos días de ocio y diversión, además de aprovechar los beneficios del aire de mar para la salud. Es que en ese entonces se hablaba de las bondades de respirar el aire proveniente del Atlántico para recuperarse de diferentes problemas de salud, sobre todo,  enfermedades infectocontagiosas y mentales, como  tuberculosis, lepra y alienación mental. De esta manera, se considera que el movimiento que se generó en torno al hotel y balneario fue el primer antecedente del turismo social que iba a dar años después, durante el gobierno de Juan Domingo Perón.

En el hotel veraneaban profesoras, maestras, médicas, dentistas, arquitectas, abogadas y doctoras en Filosofía y Letras, entre otras. Para hacerlo más accesible, principalmente a aquellas mujeres de menos recursos, las responsables del establecimiento habían llevado adelante las gestiones necesarias para que el Ferrocarril del Sud -principal medio de transporte para arribar a estos lados en aquella época- les otorgara una rebaja en el valor del pasaje de ida y vuelta en coches de primera clase. Además, en el caso de las madres con hijos de hasta tres años, sólo debían pagar media pensión. 

El surgimiento de este tipo de espacios fue de la mano con el incipiente desdibujamiento de las barreras que impedían a las mujeres estudiar, trabajar fuera de sus hogares, participar de reuniones públicas o, incluso, vacacionar alejadas de sus casas y rutinas domésticas. En ese marco, la educación tuvo un rol fundamental para los comienzos de la emancipación de las mujeres argentinas de principio del siglo pasado: poder acceder a los nuevos planes de estudio y alcanzar un título les permitía obtener trabajos profesionales. 

Sin embargo, aún tenían menos posibilidades de incorporarse a carreras universitarias que los hombres, por lo que el magisterio representaba la opción más segura a la hora de buscar una profesión “calificada”, “honrada” y reconocida socialmente. Al mismo tiempo, también empezaban a ganarse un lugar en industrias, comercios, la industria alimentaria o realizando servicio doméstico, aunque el hecho de que pasaran varias horas fuera de su su casa solía ser visto con cierto recelo. 

Una de las visitantes más célebres del hotel fue la poetisa Alfonsina Storni, que solía leer sus obras ante las espectadoras circunstanciales. Incluso, la madrugada del 25 de octubre de 1938, la escritora caminó desde la pensión San Jacinto (ubicada en 3 de Febrero 2861) en la que se alojaba hasta la escollera del balneario feminista y desde allí se arrojó al mar para terminar con su vida.

Alfonsina Storni, asidua visitante del hotel perteneciente al Club Argentino de Mujeres. Foto: Archivo General de la Nación

Bibliografía consultada y agradecimientos

Méndez, Gabriela (Profesora en Historia Faud- Unmdp); Zuppa, Silvia (Esp. en Docencia Universitaria, Profesora en Historia FH-Unmdp) y Zuppa, Graciela (Mag. en Historia, Licenciada en Historia del Arte Faud- Unmdp). Llegar al balneario del Club Argentino de Mujeres. Un viaje diferente. En Álvarez, N., Rustoyburu, C. y Zuppa G. Pasado y presente de la Mar del Plata social: Coloquio I. Mar del Plata, Eudem, pp.33-54. (2005)

Sánchez, Lorena Marina (Dra. en Arquitectura, Mag. en Intervención del Patrimonio, Arquitecta (Conicet- Faud- Unmdp). “Contra viento y marea. La Perla, ‘playas de los marplatenses’, entre 1886 y 1934”. En Sánchez, Lorena M. (editora), Observar y escuchar. Mar del Plata analizada por jóvenes investigadoras. Mar del Plata, Eudem, pp.159-179.  (2007)

Kaczan, Gisela y Zuppa, Graciela. “Miradas, estrategias, exposiciones. Representaciones del cuerpo en la cultura visual, circa 1920-1940”. Anales del Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas “Mario J. Buschiazzo” (IAA), UBA, n° 45, pp. 101-117. (2016)

Kaczan, Gisela. Dra. en Historia, Diseñadora Industrial (Conicet- Faud- Unmdp). “Viajes de mujeres. Representaciones sobre el vacacionar en la costa marítima, Argentina, 1920-1930”. Memorias: Revista Digital de Historia y Arqueología desde el Caribe colombiano, Colombia, n° 42, pp. 114-145. (2020)

Comentarios de usuarios de Facebook