Segunda ola

26 de Abril de 2021 08:00

Cardio: "Se ve en Mar del Plata un contexto de más tensión que en la primera ola"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Desde la empresa de emergencias advirtieron que las clínicas privadas se niegan a firmar los documentos que permiten la derivación hacia otro centro. "El hecho de que no te abran la puerta, que te atiendan de atrás de un vidrio, termina siendo lo más desgastante", dijo su director, Miguel Martín.

Autoridades de la reconocida empresa de emergencias Cardio acusaron serias dificultades para poder internar a pacientes infectados de Covid-19 con obra social por el faltante de camas que se acusa por el vertiginoso avance de la segunda ola y advirtieron que la estructura sanitaria de Mar del Plata está "funcionando mal".

Miguel Martín (M.P. 92517), médico cardiólogo y director de la firma, explicó que la principal problemática por esta fecha está vinculada a que las instituciones privadas rechazan a los nuevos contagiados por falta de recursos pero también se niegan a firmar la "negativa" que solicita en el ingreso el Hospital Interzonal General de Agudos (Higa) Dr. Oscar Alende para poder atender a alguien que ya cuenta con algún tipo de cobertura.

"No entendemos esta postura porque si el médico que está de guardia en una clínica privada no puede dar asistencia entonces, por lo menos, tiene que permitir que pueda ser asistido en otro lado", planteó el profesional de la salud, en declaraciones a 0223, y agregó: "Esto genera violencia verbal y tensiones entre los profesionales y a su vez entre los familiares y los profesionales que se niegan a firmar este conforme".

Esta misma situación fue la que expuso días atrás a este medio María José Rizzo, al revivir el drama que vivió con su suegro, un afiliado al Pami de 71 años con Covid-19, que le negaron la internación en la clínica Mitre y, en una primera instancia, también en el Higa al no tener en mano ningún documento que haya constar esa misma negativa.

El referente de Cardio Emergencias, de todos modos, cuestionó la actitud de algunos médicos de guardia ya que sostuvo que su "deber" es el de compensar el estado de salud de una persona. "Lo que tiene que hacer el médico de guardia es compensar a la persona y después, si ve que no tiene cama, derivarlo pero compensado", reiteró.

Para Martin, la situación que hoy se ve en Mar del Plata es de "mucha más tensión" que en la primera ola. "En la primera etapa era todo nuevo y las cosas se construían día a día. Ahora ya hay una estructura funcionando pero está funcionando mal", aseveró, y añadió: "El personal está haciendo un trabajo extraordinario. Los tengo al borde de la saturación".

En este sentido, el médico aseguró que los enfermeros y profesionales de la firma "están totalmente estresados". "Es muy duro tener que llevar a un paciente en ambulancia dos o tres horas, ventilado, con problema respiratorio, y que te cierren las puertas de la clínica. Entiendo que puede ser justo porque no tengan lugar pero por lo menos que firmen un papel para que la persona se pueda atender en otro lugar", reiteró.

Frente a ello, Martín apuntó con que "hay cuestiones administrativas e inoperativas que no tienen que ser resueltas por los médicos de la ambulancia". "La tensión que te genera llegar a un lugar con un paciente crítico, que no te abran la puerta, que te atiendan de atrás de un vidrio, termina siendo lo más desgastante del procedimiento", graficó, y lamentó: "Hoy parece que las cuestiones humanas quedan subsumidas por lo administrativo".