Solidaridad

18 de Junio de 2021 17:37

Su hija murió hace un año en Perú y pide ayuda para viajar a recuperar los restos

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
A casi un año de la muerte de su hija, Mónica necesita recuperar sus restos para poder hacer su duelo.

Eliana tenía 31 años cuando falleció en julio pasado. Su familia, que aún desconoce la causa del deceso, no pudo viajar en aquel momento por las restricciones impuestas por la pandemia. Pero ahora, Mónica, su mamá, quiere recuperar los restos de la joven y necesita de la solidaridad de todos.

Eliana Zidliky tenía 31 años cuando en julio pasado, en plena primera ola de la pandemia, falleció en el distrito limeño de Miraflores, lugar en el que vivía desde hacía cinco años junto a su novio, Manuel. La causa de su muerte, ocurrida en plena primera ola de contagios, que arrastró a Perú al colapso sanitario, aún es una incógnita: había empezado con dolores en la espalda y dificultad para respirar profundo y, a pesar de haber sido sometida a distintos tratamientos con antibióticos, una mañana se descompensó en la calle y llegó sin vida al hospital.  

La joven marplatense había llegado a Lima en busca de nuevas oportunidades laborales y tras una breve estadía en Chile. A poco de haberse instalado y a partir de su experiencia en el rubro gastronómico, comenzó a trabajar en un restaurante, como capacitadora del personal; actividad que mantuvo hasta el final de su vida. 

Qué fue lo que realmente le pasó a Eliana será una duda con la que su familia deberá convivir para siempre. Lo cierto es que semanas antes de su deceso, la mujer había comenzado con dolor en un costado de la espalda, luego se sumó el otro y más tarde empezó a tener alguna dificultad para respirar. Estos síntomas hicieron suponer a los médicos que podía haber contraído coronavirus pero los numerosos testeos que le practicaron siempre dieron resultado negativo. Ante la persistencia del malestar, consultó a otros especialistas y hasta estuvo internada en una clínica privada. Sin embargo, el alto costo de la internación -100 mil soles, es decir, unos 30 mil dólares-, la llevaron a continuar con el tratamiento con antibióticos en su domicilio

Minutos antes del mediodía del 18 de julio del 2020, Eliana salió de su casa a pasear el perro y comprar paltas. Al rato, un vecino llamó a su pareja para avisarle que la mujer estaba sentada en la vereda y necesitaba su ayuda. Cuando llegó, ella intentó tranquilizarlo diciéndole que se encontraba en buen estado pero se descompensó y fue trasladada en ambulancia de urgencia a una clínica cercana. No obstante, ya era tarde: al llegar a la guardia, los médicos confirmaron que se encontraba sin vida.

Con el sistema sanitario de Perú en rojo y las morgues abarrotadas de cuerpos, realizarle una autopsia al cuerpo de Eliana para determinar qué había desencadenado ese final se transformó en una tarea imposible y por eso, sus familiares aceptaron que en su certificado de defunción firmaran que había fallecido a causa del Covid y cremaran sus restos.  

Mónica Magallanes, su mamá, dice que fue testigo de la tragedia a través de la pantalla del celular y que hoy, a once meses del hecho, necesita recuperar los restos y las pertenencias de Eliana para poder “cerrar un círculo”. “Cuando pasó todo no se podía viajar ni entrar a Perú y Manuel, el novio de Eli, se ocupó de hacer los trámites y la cremación. Pero hoy necesito tener sus cenizas, sus cosas conmigo”, explica. 

De esta manera, la repatriación de las cenizas de Eliana se convirtió en el gran objetivo de su madre que, al igual que sus otros hijos, comenzaron a vender sus cosas -cámaras de fotos y una computadora, por ejemplo- para tratar de juntar los 300 mil pesos que necesita para los pasajes de ida y vuelta. Incluso, ahora una de sus hermanas rifará su bicicleta para aportar a la causa. La idea de Mónica es poder viajar durante los primeros días de julio y regresar dos semanas más tarde. “Necesito caminar por los lugares donde estuvo mi hija, ver dónde trabajaba y traerme sus cenizas. Siento que viví una película y si bien sé que es cierto porque con mi hija no voy a hablar nunca más, creo que llegó el momento de hacer frente a todo esto”, explica.

Quienes deseen ayudar a Mónica a viajar a Perú, podrán hacerlo a través de Mercado Pago: 2235765978 ó Cuenta DNI: 11635788

Compartir
Compartí esta nota