Guillermo montenegro

3 de Junio de 2021 16:59

Después de 6 meses, Montenegro se reunió con los CBE pero persisten los reclamos

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Organizaciones insisten con los pedidos de mayor asistencia para poder llenar las ollas en los barrios más vulnerables de Mar del Plata. Foto ilustrativa. Archivo 0223.

Los dirigentes sociales no se quedaron conformes con la respuestas que dio el intendente aunque valoraron el gesto político de volver haber puesto en funciones a la Mesa Social en el contexto de la segunda ola. Hace meses que piden por mayor asistencia alimentaria. 

El intendente Guillermo Montenegro se reunió este jueves con representantes de los Comité Barriales de Emergencia (CBE) para volver a poner en funcionamiento la "Mesa Social" que se concibió por la crisis que profundizó la pandemia del coronavirus, y que desde hace seis meses que estaba paralizada a pesar de los insistentes reclamos de las organizaciones.

Facundo Barrionuevo, integrante de los CBE, celebró el nuevo compromiso político que asumió el jefe comunal en el contexto más crítico de la segunda ola del Covid-19 aunque al mismo tiempo se mostró disconforme por las respuestas que brindó a los "pedidos puntuales" que se elevaron, entre ellos el de mayor asistencia alimentaria a raíz del recorte que se aplicó en diciembre "sin previo aviso".

"Reconocemos la voluntad de Montenegro pero la verdad que la reunión fue bastante mala porque no surgieron los resultados que esperábamos. Teníamos mucha expectativa y salimos más preocupados de lo que entramos", reconoció el dirigente, después del encuentro en el que también participaron el Obispo Gabriel Mestre, representantes de Fasta y la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP), delegados nacionales y provinciales de Desarrollo Social y otros concejales de distintas fuerzas.

Barrionuevo lamentó que desde el Ejecutivo local no se haya expresado un "compromiso concreto para lo que viene" y se mostró expectante de que haya otro tipo de novedades en la nueva reunión que se pactó para la próxima semana. "Estamos transitando horas de desasosiego porque no esperábamos una reunión así",  afirmó, en declaraciones a 0223 Radio.

Una de las principales inquietudes de los CBE pasa por restablecer las 20 toneladas de alimentos frescos que suministraba el Municipio para tratar de abastecer la demanda a los más de 350 comedores y merenderos que funcionan en distintos puntos de la ciudad. A la fecha, solo se reciben 7 toneladas de parte de la comuna y Montenegro, según lo que afirmó el representante del comité, tampoco dio mayores certezas en la Mesa Social. "Nos dijo que mandó un pedido a Hacienda para ver cuál era el compromiso posible que se podía asumir para dar un incremento en los alimentos", precisó.

"El problema es que cada día hay un nuevo pico de casos de Covid-19 en la ciudad y estamos pasando todas las noches con reportes de aislados importantes. Estamos asistiendo con bolsones a la gente que se aísla, y eso hace que los pequeños depósitos que tienen los comedores y merenderos bajen rápidamente. Y hay que entender que el 70% de los comedores y merenderos son casas de familia que pueden llegar a 100 o 120 vecino que vienen con el tupper para comer. Eso es un riesgo permanente", enfatizó.