Propiedades

22 de Julio de 2021 15:39

Cómo elegir entre comprar y alquilar una vivienda

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Qué tener en cuenta a la hora de comprar una vivienda.

El factor económico es decisivo, pero no es el único. Qué otras cuestiones hay que tener en cuenta. 

Los primeros factores que pueden afectar a la decisión de comprar o alquilar una vivienda particular son personales. En este sentido, hay que entender que es uno de los más importantes, y que limitará nuestras opciones en todos los aspectos, es el factor económico. Si el presupuesto o la cantidad de dinero disponible es lo suficientemente elevada, las opciones serán mucho mayores. En cambio, si no se dispone de demasiada liquidez ni posibilidad de crédito, las alternativas se reducirán considerablemente.

Obviamente, comprar una vivienda requiere de una mayor inversión inicial que alquilar. En condiciones normales, el crédito hipotecario puede llegar a cubrir un 80% del precio de la vivienda, por lo que el resto hay que asumirlo de golpe y no todo el mundo cuenta con la cantidad necesaria, ni con avales, para asumir un crédito de tal envergadura. Por lo tanto, si las posibilidades económicas a corto plazo son pequeñas, las opciones se tendrán que centrar en el mercado de alquiler, ya que la inversión inicial que requiere no es tan grande como la de una vivienda propia. Pero, además de las condiciones económicas de cada uno, también hay que valorar otro tipo de factores personales.

En este aspecto, también influye mucho el estilo de vida y el trabajo, de un modo relacionado a la estabilidad. Y es que, para aquellos a los que no les guste estar atados durante largos periodos a una misma ciudad o que, por motivos laborales, necesiten cambiar de lugar de residencia frecuentemente, la opción de comprar una vivienda puede resultarles poco adecuada o interesante. En estos casos, de nuevo, el alquiler de una vivienda será la opción más plausible.

En cambio, si por circunstancias laborales o familiares los planes sí incluyen la permanencia a largo plazo en el mismo lugar de residencia, la compra de una vivienda puede resultar mucho más atractiva hoy por hoy.

La mayoría de los expertos consideran que, a largo plazo, la compra resulta mucho más conveniente. Esto, claro está, siempre que se pueda asumir el gasto inicial. Ante la pregunta de cuánto es un largo plazo, las respuestas pueden variar. Algunos establecen que cinco años, mientras que otros expertos consideran que a partir de los ocho años ya no merece la pena preguntarse si comprar o alquilar, ya que la segunda opción es mucho menos ventajosa en términos económicos.

De momento, podemos decir que la mayoría de la gente sigue optando por la compra, antes que el alquiler, ya que las ventajas de la vivienda propia parecen pesar mucho más que las desventajas.

 

Compartir
Compartí esta nota