Mar del plata

19 de Septiembre de 2021 19:02

Llega la primavera y aumentan las mordidas de perros: qué se puede hacer ante un ataque

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La peligrosidad de los perros aumenta cuando están en jauría. (Foto ilustrativa:0223)

Desde Zoonosis Municipal explicaron cómo proceder en esos casos. Ante los últimos ataques de jaurías, lo responsabilizaron a la "falta de tenencia responsable" de sus dueños.   

Con el mejoramiento del tiempo, aumenta la cantidad de gente que quiere disfrutar de los espacios al aire libre y en ese marco, crecen los ataques de perros en la vía pública. Ante esta situación, desde el Municipio consideraron que estas situaciones son producto de "la falta de tenencia responsable" de los animales y explicaron cómo se debe proceder ante un ataque.

"El 80 o 90% de los perros que atacan tienen dueño y estos no saben el desmadre que están haciendo. Y entre los perros cuando se juntan en jauría, por supuesto que si ataca uno atacan todos, se potencian. Ya disuadiendo a los perros más agresivos, los otros perros no solamente que no son más agresivos sino que no van a andar por los mismos lugares", explicó Pablo Alí, director del Departamento de Sanidad y Control Animal de la Municipalidad de General Pueyrredon.

En declaraciones a 0223, Alí aclaró que la función de zoonosis animal "no ser una perrera y no andamos en búsqueda de capturar perros sueltos en la vía pública pero si vamos en búsqueda de tratar de prevenir ciertos accidentes pero siempre acudimos cuando un animal está siendo agresivo. Nos llaman mucho de los colegios o jardines de infantes si entra un perro y ahí vamos a capturarlos", dijo.

Según afirmó el funcionario, la presencia de jaurías suelen darse "en las zonas más abiertas como el Bosque de Peralta Ramos, Chapadmalal, Sierra de los Padres, las playas y otras zonas más abiertas" y advirtió que "con los días lindos, vamos a ver acrecentado el número de personas afectadas".

¿Se puede hacer algo para evitar el ataque de una jauría?

Ante la presencia de una jauría que se observa agresiva, Alí pidió a la gente "evitar estar en la zona", ya que consideró que "si gente percibe el miedo, los perros se envalentonan uno con otros y una opción es tratar de enfrentarlos y darles miedo aunque es muy difícil hacerlos si son 10 perros que vienen agazapados y de atacan de la nada".

El titular del Departamento de Sanidad y Control Animal remarcó que ante una mordedura, las personas deben ser atendidas en el Centro de Atención Primaria de Salud N°1, de Colón y Salta, donde está abierta todos los días, incluso el domingo, que posee una guardia mínima. "La gente debe ir ahí y no a una clínica privada. Porque del Centro de Salud 1, que es el antirrábico humano, donde nos notifican de estos casos y ahí empieza nuestro trabajo de rastreo. Hacemos una recorrida para rastrear a los dueños y hacer un control antirrábico correspondiente en nuestro centro si el animal está en la vía pública y no tiene dueño", dijo.

Multas a los dueños

Si el animal que atacó tiene dueño, el funcionario informó que se aplica un acta de constatación, que es una multa y se lo intima al dueño por ley nacional, de forma privada o municipal. "El dueño va a tenerse cargo de la infracción a las leyes vigentes y a la ordenanza porque tiene el perro tiene que salir con el dueño, collar y correa y si es potencialmente peligroso, con bozal", aseguró.

En el caso de que la mordedura ocurriese fuera de la vía pública, como sucedió hace unos 10 días, cuando una mujer de 84 años fue mordida por el perro del vecino en una pasillo de un ph, Alí aclaró que "si el ataque sucede dentro de una casa, la ley de profilaxis contra la rabia nos hace que intimemos al dueño a hacer el control antirrábico de forma particular o municipal".

"Después de los 10 días de control antirrábico, se habla con el propietario para que o sucedan más ataques. No correspondería una infracción porque no están en la vía pública pero si intimamos al dueño a acomodar el ambiente para que no vaya a un lugar común", completó.

Cuáles son los perros "potencialmente peligrosos"

Los perros potencialmente peligrosos son los que pertenecen a alguna raza que por su potencia de mandíbula, musculatura, talla y temperamento agresivo pudieren causar la muerte o lesiones graves a las personas u otros animales, como por ejemplo: Airedale Terrier, Akita Inu, American Staffordshire Terrier, American Pitbull Terrier, Bóxer, Bullmastif, Bull Terrier, Cané Corso, Doberman, Dogo Argentino, Dogo Alemán, Gran Danés, Dogo Canario, Presa Canario, Dogo de Burdeos, Fila Brasileño, Gran perro Japonés, Kuvas, Mastiff (Mastín Inglés), Mastín napolitano, Ovejero Alemán, Ovejero Belga, Pastor del Cáucaso, Rottweiler, San Bernardo, Schnauzer Gigante, Staffordshire Bull Terrier, Viejo Pastor Inglés.

También se considera dentro de este grupo a las cruzas de las razas anteriormente nombradas; los que sin pertenecer a las tipologías antes descritas, hayan sido entrenados tanto para defensa como para ataque; los perros que por su tamaño o capacidad de mordedura sean susceptibles de provocar grave daño a terceros; y los que registren más de dos mordeduras en el transcurso del año, en circunstancias tales que demuestren su agresividad.

Compartir
Compartí esta nota