Dos chicos multiinstrumentistas de 8 y 10 años y autodidactas, el furor del verano

Los hermanos Astor e Indira aprendieron a tocar diferentes instrumentos musicales cuando tenían apenas dos años y de manera autodidacta. Hoy, con su banda “Ojo con ellos”, llevan su música por la Costa Atlántica y no dejan de sorprender a su público. 

Astor e Indira forman "Ojo con ellos". Foto: Familia Guzmán Bravo

21 de Enero de 2022 13:43

Ástor e Indira Guzmán Bravo integran "Ojo con ellos", son hermanos, tienen 10 y 8 años respectivamente y desde que tienen uso de razón, su vida está relacionada a la música. Criados en el barrio Constitución de Mar del Plata, estos pequeños prodigios musicales alternan sus días entre esta ciudad y Cariló, en donde cada noche suben al escenario para interpretar clásicos del rock , el tango y el pop y se convirtieron en el fenómeno de la temporada estival.

Pablo e Irina, sus padres, aseguran que tratan que los pequeños lleven una vida normal, pese al furor que causaron este verano. “Si es por ellos tocarían todo el día, al principio ellos tocaban cuando tenían ganas y la gente se acercaba a verlos y preguntaban cuando se iban a volver a presentar o se acercaban al local (de alquiler de tablas de surf y bicicletas) que tenemos acá (en Cariló) y nos preguntaban si los chicos hoy iban a tocar. Era muy espontáneo”, recuerda en diálogo con 0223 Pablo al tiempo que explica que debido a la repercusión que tuvieron, el Municipio del Partido de la Costa les ofrecieron un espacio con una grilla horaria. “Obviamente, lo hablamos con ellos que estuvieron encantados y tratamos de poner un orden, porque hay días que quieren ir a la playa hasta tarde o quedarse jugando con otros nenes”, explica el hombre.

 

Consultado sobre la rutina de los niños, Pablo explica que ninguno asiste de manera regular a un establecimiento educativo. “Ellos no están escolarizados formalmente, digamos. Rinden las materias libre. Ástor terminó la primaria e Indira pasó a quinto grado”, cuenta, orgulloso, el hombre.

Los niños son multiinstrumentistas: tocan piano, guitarra, batería, armónica y flauta desde que tienen dos años. Aprendieron de forma autodidacta. “A veces mi papá nos pone tutoriales de Youtube, pero me aburren”, dice Indira, al tiempo que explica que, para tocar la batería, lo más difícil no es seguir el ritmo, sino coordinar los pies y las manos.

Ástor e Indira no asisten a la escuela de manera formal. Foto: Familia Guzmán Bravo

Ástor e Indira son admiradores de Fito Páez, Charly García, Queen, The Beatles,  Chick Corea, Martha Argerich y la Máquina de hacer Pájaros. Durante el espectáculo de poco más de una hora, los niños deleitan al público presente con clásicos del rock nacional e internacional, principalmente, de las décadas del '80 y '90. “Alguien dijo que hacemos tributo a Charly y no es así. Nosotros tocamos un poco de todo”, aclara Ástor. 

La familia divide el año entre Mar del Plata y Cariló. Foto: Familia Guzmán Bravo

En esta línea, Pablo reconoce que los niños están influenciados por los gustos musicales paternos. “Obviamente están influenciados por la música que escuchamos nosotros que tenemos cuarenta y pico”, reconoce Pablo al tiempo que asegura que durante las presentaciones, los niños también tocan temas “a la carta”. “A veces les piden canciones de L-Gante o de artistas nuevos que son mucho más simples de tocar y las hacen sin problema”, dice.

"Desde chiquitos los dos fueron muy observadores”, recuerda su padre, quien además advierte que por el momento ninguno de los niños tiene pensado dedicarse a la música de manera profesional: Indira quiere ser veterinaria “para curar los animales del mundo” y Ástor, ingeniero.

“Somos una familia de cuatro. Nosotros buscamos estimular a los chicos sin generarles egocentrismo y tratamos que ellos se sigan divirtiendo y haciendo lo que les gusta. Siempre les decimos que lo mejor es estudiar, no los obligamos a hacer cosas que no les gustan", cierra Pablo.

Comentarios de usuarios de Facebook