Maratón de Mar del Plata: Galería imperdible de una fiesta inolvidable

El Maratón de Mar del Plata volvió a ofrecer un espectáculo único, con la primera largada todavía cuando no había terminado de amanecer y una mañana fresca que estuvo llena de calor y color.

Una marea naranja. Cuando todavía estaba de noche, impresionante largada de los 21K y 42K. (Fotos: Diego Berrutti)

24 de Abril de 2022 12:58

Para varios de los que participan, la competencia es importante y se preparan para ganar este tipo de carreras. Para muchísimos, es el placer de correr contra ellos mismos, de superarse, de batir récords personales, que valen mucho más que los otros. Por eso, las imágenes que siempre nos quedan grabadas, son la impresionante largada, con miles de personas empezando a disfrutar del evento y el momento de la llegada, donde las emociones fluyen a flor de piel y se mezcla el cansancio con las sonrisas, la satisfacción del deber cumplido. El Maratón de Mar del Plata nos deja otra vez innumerables fotos, todas en el lente de Diego Berrutti para 0223.

Galería completa

En la largada, la primera subida de un circuito muy lindo pero exigente.

Como había sucedido con el Medio Maratón en noviembre, fueron tres las distancias. A diferencia de aquella vez, no hubo 5K y se sumó la carrera mayor de 42K. Este nuevo formato de las pruebas en la ciudad, hace que haya dos grandes competencias atléticas en el año y con fechas fijas, una a fin de año y la otra empezando a transitar el otoño.

El entrenador de Kimberley, Gustavo Noto, fue otro de los que se animó a los 21K.

Desde bien temprano, con el cielo totalmente de noche, empezaron a llegar los primeros corredores que se armaron los bunkers en la Plaza Colón, buscaron ocupar buenas posiciones para la largada y realizaron la entrada en calor en la propia plaza o zonas aledañas. Minutos antes de las 7, el horario estipulado para la largada de los 21K y 42K, se desplegó una enorme bandera argentina por sobre los corredores que estaban en la línea de partida y se entonaron las estrofas del Himno Nacional. Fue lo previo a la cuenta regresiva que puso en marcha la competencia para las dos distancias mayores.

La cara de felicidad de la señora es la de la mayoría de los corredores que disfrutaron la carrera.

Mientras tanto, otro amplio número de deportistas se apostaba para lo que sería la largada de los 10K. En porcentaje, un 60% se presentó en esa distancia, contra un 40% que desafió los duros 21 y 42. Todo con la conducción del periodista y runner, Daniel Arcucci, y la maratonista olímpica, María Peralta. Cerca, siguiendo atentamente todo y participando del puntapié inicial, estuvo el intendente Guillermo Montenegro y la cúpula del Emder, encabezada por Andrés Macció, acompañado por Ricardo Liceaga Viñas y Alejandra Urquía. El director de la carrera, atento a todos los detalles, fue Leonardo Malgor. 

Las Malvinas Argentinas siempre presentes. Hubo excombatientes participando de la competencia.

La parte deportiva desplegó emociones. En los que vinieron por la victoria y lo consiguieron, los que subieron al podio, los que quedaron a un paso, los que se desafiaron a sí mismos y pudieron cumplir con sus objetivos. Gente joven, gente de mediana edad, gente grande, algunos de tercera edad, personas con discapacidad, todos cruzando la meta y llevándose su medalla de participación. Algunos que corrieron en grupos, otros que se reencontraron del otro lado del arco de llegada, todos con la satisfacción de arribar al punto final.

El actor Nicolás Cabré desafió el bello y duro circuito costero y completó la distancia del medio.

Además de los corredores, hubo una parte importante de la organización que tuvo que ver para que todo saliera de la mejor manera, con un importante operativo de seguridad y emergencias, atentos a todos los detalles y que fueron agradecidos por los propios corredores cuando llegaban.

Además de sonrisas, hubo caras de cansancio. Como la del exboxeador Luis Lazarte. El "mosquito" llegó cansado, pero completó bien el recorrido.

En el debe, de la organización, sorprendió que no diferenciaran las distancias con los colores de las remeras, Al contrario de lo que pasa habitualmente, todos recibieron unas muy lindas remeras naranja fluor y eso complicaba a la hora de identificar en qué prueba estaban participando. Tampoco hubo un sector designado para el periodismo, la gente de seguridad no estaba al tanto de la presencia de prensa y ponían obstáculos para trabajar con libertad y el corralito frente a la llegada, fue aún más chico que el de noviembre, y con muchas personas cruzándose por delante, obstaculizando el labor de los fotógrafos. Pequeñas cosas para corregir a futuro.
 

Comentarios de usuarios de Facebook