Nene mutilado

31 de Marzo de 2017 11:12

Nene mutilado: si el cadáver no se vendió no existe delito

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

El juez convirtió la aprehensión del sepulturero en detención. Foto: 0223. 

Lo aclaró la fiscal Ana María Caro. Ahora intenta determinar quién fue el autor de la profanación y con qué fin. Si no hubo un fin de lucro en la entrega del cadáver la extracción y mutilación del cuerpo es apenas una contravención. El juez convirtió la aprehensión del sepulturero en detención.

Quién robó el cuerpo del nene mutilado y con qué fin son las dos cuestiones centrales que los investigadores están intentando determinar, luego de que confirmaran la identidad de la criatura y aprehendieran a dos personas por el delito de encubrimiento y, en el caso del sepulturero, además por falso testimonio. El motivo es fundamental para saber si existe un delito o bien se trata de una contravención.

A su vez, la Justicia de Garantías convirtió en detención la aprehensión de Juan Carlos López, el encargado del cementerio de Otamendi, acusado de encubrimiento y falso testimonio. En tanto, la defensa del acusado solicitó su excarcelación, por lo que el juez Gabriel Bombini tendrá cinco días hábiles para definir si concede o rechaza ese planteo. 

La fiscal Ana María Caro aclaró que le otorgó la libertad a Carlos Della Santina, dueño de la funeraria, pero no descartó que haya tenido participación en este aberrante hecho. Según explicó la fiscal en diálogo con Radio Brisas, había algunos tornillos dentro del cajón en el que fue enterrado el niño que estaban flojos, por lo que no descarta que eso haya sido adrede, para facilitar la profanación de la tumba.

Ver más: "Estamos seguros que no es la primera vez que sucede"

Por otro lado, para la fiscal, López tenía conocimiento de que la tumba fue profanada y, además, mintió cuando se le tomó declaración como testigo del hecho.

En ese contexto, la fiscal aclaró que ninguno de los dos sería la persona que profanó la tumba y sacó el cadáver de allí.

El objeto de esa profanación también es clave en la investigación. El Código Penal solo considera delito si la extracción del cuerpo tuvo fines de lucro, es decir si la persona que sacó el cuerpo entregó dinero a cambio de ello. Si no se puede probar eso, se trata apenas de una contravención.

“No hay delito. Por más aberrante que parezca, el legislador no contempló esto en el Código Penal”, señaló Caro.

Compartir
Compartí esta nota