Ciudad

23 de Mayo de 2017 13:39

Trabajadores del Pami: “Hay una gestión bastante débil en Mar del Plata”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Patricio Becherini, delegado de la obra social de los jubilados y pensionados, habló sobre la problemática por las prestaciones en el Hospital Privado de la Comunidad. Según comunicó el Pami, hay un acuerdo para mantener la atención de los afiliados.

Las voces sobre la problemática en el Pami no son nuevas y fueron varias las veces en que los trabajadores en Mar del Plata han expuesto su preocupación por el futuro de la obra social de los jubilados y pensionados. Con las malas noticias de la semana pasada en torno al posible corte de las prestaciones en el Hospital Privado de la Comunidad, el reclamo se renovó con fuerza y este martes, finalmente, vía un comunicado de prensa, la entidad anunció haber llegado a un acuerdo con las autoridades del centro de salud para mantener los servicios de atención vigentes.

Patricio Becherini, delegado del Pami en General Pueyrredon, habló con 0223 y detalló algunos pormenores del conflictivo presente. En primera instancia, contó que este martes a partir de las 13,30 los trabajadores realizarían “una asamblea por el tema de los compañeros contratados desde hace cuatro años que están en una precaria situación laboral. Y este miércoles desde las 8,30 haremos otra asamblea por el tema salarial, por las paritarias que son en junio”, anunció.

En esa línea, Becherini le entró de lleno al tema de los afiliados al Pami que se atienden en el HPC y criticó a María Navarro Granollers. “Nos están llamando a nosotros los trabajadores porque las autoridades no dan la cara”, sentenció minutos antes de darse a conocer el comunicado.

“Tendría que ella decirle a los jubilados que se tranquilicen y que en determinado tiempo va a estar resuelto el tema de los 25 mil afiliados que hoy poy hoy no tienen cobertura en el HPC. Esto lo tendrían que haber solucionado antes. Puede no haber recursos, puede que los recursos se manejen a nivel nacional, pero hay una gestión bastante débil en cuanto a lo político en Mar del Plata, tendrían que haber previsto esto y no que el abuelo llegue a esta incertidumbre y que el Pami sea tapa de los diarios por cosas malas”, arremetió Becherini.

Consultado por Navarro Granollers, el dirigente gremial entendió: “Creo que a nivel nacional le han bajado línea de que no hay que hablar, pero eso no es lo que tiene que hacer. Hay que hablar con los jubilados, hay que contenerlos, para eso está, para eso se le paga un sueldo. Los funcionarios se tienen que dar cuenta que el Pami no les pertenece. Es un ente público, no estatal, y tiene autonomía financiera, por lo tanto ningún gobierno puede meter las manos en la caja del Pami, o al menos no debería...”, deslizó Becherini.

“¿Por qué lo hacen?”, se preguntó enseguida: “Porque está intervenido, pero ya viene intervenido desde el anterior gobierno. Incluso el directorio funcionó un solo año en los 46 años de vida del Pami. Al estar intervenido se tiene la facultad de tocar los fondos.  Pero, ¿los dineros del Pami a dónde van?. Ese es el problema. ¿Se van al arreglo de Chapadmalal?, algo que le corresponde al Estado. ¿Se van a un club de fútbol?, Boca, por una cuestión de amiguismo, mientras le tenes que negar una colostomía a un abuelo que tiene que usar una bolsa de residuo. No nos da la cara para recortar medicamentos. Los compañeros están enfrentando cierto tipo de violencia. Ahora los abuelos se están dando cuenta. Sabes lo feo que es tener que decirle que no a un abuelo”, graficó Becherini.

Impacientes, tristes y sin las soluciones que deberían recibir, los abuelos reclaman por una mejor atención y denuncian el vaciamiento de la obra social. “¿Qué quieren hacer con el Pami?”, volvió a plantear un interrogante Becherini: “Lo quieren privatizar, por eso lo están desprestigiando. Esto me atrevo a decirlo porque lo viví en el 96. Lo hacen funcionar mal para que el abuelo diga en un momento: bueno si funciona mal cambiemoslo. El Estado está cada vez más ausente”, concluyó el delegado.