Mar del plata

1 de Noviembre de 2018 08:11

Por la falta de ventas, Zanella paró la fábrica hasta diciembre

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

A fines de octubre vencía el compromiso de reducción horaria pero como no mejoró la comercialización de motos, se decidió continuarlo hasta diciembre. “Se hace para preservar las fuentes laborales”, admitieron desde la UOM.

En agosto pasado la fábrica de motos Zanella del Parque Industrial, firmó en el Ministerio de Trabajo un acta acuerdo donde se comprometía a no despedir personal durante dos meses a condición que los trabajadores aceptaran trabajar dos días por semana pero cobrando un 62,5% del sueldo en bruto. La intención era esperar a que mejoraran las ventas, que históricamente suben con la llegada de los primeros “calorcitos” de la primavera. El clima cambió pero no la situación del país por lo que la empresa decidió prolongar hasta diciembre la suspensión.

“Teníamos un acuerdo de suspensiones hasta el 31 de octubre donde no se hacía ninguna labor, pero cobrando el 62.5%. El problema es que la gente debería comenzar a trabajar este jueves pero como no mejoró la situación económica del país y de la empresa, se decidió prolongar por un mes más este acuerdo, para preservar las fuentes laborales”, informó  José Luis Rocha, secretario general de la UOM Mar del Plata, en diálogo con 0223.

El dirigente explicó que “históricamente en estos meses la venta de motos crece" pero la recesión, sumado a la feroz devaluación y la falta de créditos, empeoró la situación de Zanella, con 42 trabajadores en Mar del Plata y de más de cien en Córdoba y San Luis, “que están en la misma situación por falta de ventas”.

En ese marco, Rocha analizó que la crisis “golpea al rubro en general, ya que la mayoría de los componentes de las motos son importados” y que por estas horas desde la compañía buscan que el Estado a través de los programas REPRO –que paga parte de los salarios a los trabajadores de empresas en crisis- puedan “dar una mano”.

“Zanella en Mar del Plata arrancó hace unos 5 años con la intención de fabricar un camioncito y tener unos 300 empleados, pero nunca llegó a esos objetivos. Y si bien antes del 2015 venía con problemas, con el cambio de gobierno se puso cuesta arriba: la recesión y la apertura de las importaciones sumado a la falta de créditos y la devaluación los perjudicó mucho”, concluyó Rocha.

 

Compartir
Compartí esta nota