0223.com.ar
El año de los siniestros viales: de 2.500 causas, el 90% son por choques con lesiones

El año de los siniestros viales: de 2.500 causas, el 90% son por choques con lesiones

Por Redacción 0223

Este año se iniciaron más de 2500 causas por siniestros viales, incendios, malas praxis o higiene y seguridad en el trabajo. Prevén un 2019 con una mayor cantidad de juicios.

La jubilación de una fiscal, el ingreso de otro para cubrir guardias y colaborar en el avance de causas, cambios en el cuerpo de instructores, la escasez habitual de recursos y más de 2500 expedientes iniciados en un año. El 2018 dejó para la fiscalía de Delitos Culposos el dato que más del 90 por ciento de las causas iniciadas tienen que ver con lesiones culposas durante algún siniestro vial.

En esos más de 2300 casos hay diferentes tipos de lesiones, motivos que llevaron a la misma y pedido de respuesta por parte de las víctimas. “Si bien en un hecho de lesiones leves el interés mayor pasa por las chapas y porque el seguro pague los arreglos de rigor a medida que se agrava la lesión ese factor pasa a un segundo plano”, explicó a 0223 un operador judicial.

Prácticamente la totalidad de esas causas pasan por la fiscalía sin ningún tipo de repercusión pública aunque llevan –al igual que los casos que se difunden a partir del fallecimiento de alguna de las víctimas- a la utilización de los siempre escasos recursos. Esa historia de la manta corta hace que se intente ordenar en tres grupos a los expedientes. “En el primer grupo están las causas que no son viables porque son hechos viejos que fueron denunciados tarde y en los que no hay rastros; en el segundo aquellos que pueden tener una solución rápida –como las lesiones leves- y por último aquellos que requieren la utilización de todos los recursos disponibles para tener una mayor productividad”, agregó.

 

Víctimas fatales: el tránsito como protagonista una vez más

Desde el 1 de enero la fiscalía tramitó 130 causas en las que existió alguna víctima fatal, ya sea en el momento o días más tarde. De ese número fueron 93 correspondientes  a hechos relacionados con la siniestralidad vial, un número superior al registrado durante 2017.

Once de esas personas fallecidas fueron en hechos que tuvieron multiplicidad de víctimas y el dato singular es que solamente uno se dio en la ciudad en lugar de algunas de las rutas de acceso –el siniestro ocurrido en Constitución y Roldán- y no quedó bajo la órbita de la fiscalía ya que se tramita en la fiscalía a cargo de Fernando Castro.

Para el fiscal Pablo Cistoldi en la mayoría de estos hechos los allegados a las víctimas plantean un interés vindicativo, con un pedido de sentencia alto aunque también debe lograrse en algunos hechos una solución de tipo económica. “Además del dolor de la pérdida hay familias que quedan sin el sostén económico por lo que debe intentar alcanzarse también una solución algún tipo de ayuda”, expresó.

 

El paso del tiempo y las causas por mala praxis

A diferencia de las causas por lesiones leves que ocupan la mayor parte de los expedientes iniciados en la fiscalía, todas las investigaciones por denuncias de mala praxis tienen un camino mucho más lento en el que se combina –una vez más- la falta de recursos y los problemas del sistema de salud.

“La asesoría pericial está tapada de trabajo, hay estudios que solicitamos que llevan más de un año de espera y cuando hablamos de pericias patológicas tenemos una espera aún mayor”, confesó otro operador del sistema.

Para Cistoldi hay un problema de infraestructura general donde se destaca el alarmante faltante de historias clínicas en el sistema público. “Las autoridades, especialmente del HIGA, han hecho mucho para mejorar esta cuestión y para facilitar el material que solicitamos desde la fiscalía”, reconoció.

A su entender otra de las complicaciones pasa por una cuestión secuencial y los inconvenientes de su registro. “Hay que probar como se forman los equipos médicos y establecer claramente cuál fue el momento exacto en el que se actuó mal”, dijo.

En el mismo sentido se refirió a los inconvenientes que se dieron –especialmente en el ámbito privado- para la obtención de material probatorio. “Hemos tenido que enviar órdenes para que entreguen ciertas copias que ante el pedido común no son suministradas” y recalcó que en ese sentido el compromiso de las instituciones públicas es mayor.

 

Accidentes caseros o "lo atamos con alambre"

Hay cuestiones estadísticas que muestran solamente una imagen de lo sucedido en el año aunque no permiten establecer si se trata de una tendencia. Así como en este 2018 el número de víctimas por incendios o por inhalación de monóxido de carbono fue menor a la del año pasado, las autoridades judiciales estiman que esos valores pueden tener un repunte el próximo año.

En el camino inverso fueron los denominados accidentes caseros que terminaron con personas fallecidas y –cuando se confirma que no existieron terceros intervenientes- el posterior cierre de las causas.

Para el fiscal Cistoldi ese incremento puede darse tanto por una mayor precariedad económica –la gente realiza tareas por las que antes contrataba los servicios de personal especializado- o por un déficit cultural que llevar a algunas personas a realizar cosas para la que no están preparados ya sea por edad o capacidad.

“Además del hombre de 85 años que sube a un techo aunque no esté en condiciones de hacerlo también tenemos a aquellos que recurren a una licencia de conductor trucha porque no pasaron la revisación pertinente para renovarla”, y recordó que la fiscalía de Delitos Económicos ha iniciado má de una decena de causas este año por personas que fueron interceptadas en controles de rutina con las licencias apócrifas.

 

Soluciones rápidas y consulta a la víctima

Si bien durante este año se realizó una cantidad menor de juicios que en 2017 el fiscal aclaró que en parte se debió a que se utilizaron otros institutos para resolver muchas de las causas como el archivo con condiciones o la suspensión de juicio a prueba.

Cistoldi dijo que si bien se le consulta a la víctima para llegar a ese acuerdo tras la realización de una audiencia hay ciertas oportunidades en que se cuerda directamente porque la causa avanzó por una cuestión de interés público únicamente. “Algunas de las condiciones para el archivo en cuestiones de tránsito son la realización de un curso  de manejo defensivo o el taller de reflexión sobra el valor de la vida”, enumeró.

Por último el fiscal aseguró que con la cantidad de causas iniciadas este año y con el avance de algunas que siguen desde 2016 y 2017 el número de juicios durante el próxima año será mayor.  

 

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

El año de los siniestros viales: de 2.500 causas, el 90% son por choques con lesiones

Este año se iniciaron más de 2500 causas por siniestros viales, incendios, malas praxis o higiene y seguridad en el trabajo. Prevén un 2019 con una mayor cantidad de juicios.

Fiscal Pablo Cistoldi.

La jubilación de una fiscal, el ingreso de otro para cubrir guardias y colaborar en el avance de causas, cambios en el cuerpo de instructores, la escasez habitual de recursos y más de 2500 expedientes iniciados en un año. El 2018 dejó para la fiscalía de Delitos Culposos el dato que más del 90 por ciento de las causas iniciadas tienen que ver con lesiones culposas durante algún siniestro vial.

En esos más de 2300 casos hay diferentes tipos de lesiones, motivos que llevaron a la misma y pedido de respuesta por parte de las víctimas. “Si bien en un hecho de lesiones leves el interés mayor pasa por las chapas y porque el seguro pague los arreglos de rigor a medida que se agrava la lesión ese factor pasa a un segundo plano”, explicó a 0223 un operador judicial.

Prácticamente la totalidad de esas causas pasan por la fiscalía sin ningún tipo de repercusión pública aunque llevan –al igual que los casos que se difunden a partir del fallecimiento de alguna de las víctimas- a la utilización de los siempre escasos recursos. Esa historia de la manta corta hace que se intente ordenar en tres grupos a los expedientes. “En el primer grupo están las causas que no son viables porque son hechos viejos que fueron denunciados tarde y en los que no hay rastros; en el segundo aquellos que pueden tener una solución rápida –como las lesiones leves- y por último aquellos que requieren la utilización de todos los recursos disponibles para tener una mayor productividad”, agregó.

 

Víctimas fatales: el tránsito como protagonista una vez más

Desde el 1 de enero la fiscalía tramitó 130 causas en las que existió alguna víctima fatal, ya sea en el momento o días más tarde. De ese número fueron 93 correspondientes  a hechos relacionados con la siniestralidad vial, un número superior al registrado durante 2017.

Once de esas personas fallecidas fueron en hechos que tuvieron multiplicidad de víctimas y el dato singular es que solamente uno se dio en la ciudad en lugar de algunas de las rutas de acceso –el siniestro ocurrido en Constitución y Roldán- y no quedó bajo la órbita de la fiscalía ya que se tramita en la fiscalía a cargo de Fernando Castro.

Para el fiscal Pablo Cistoldi en la mayoría de estos hechos los allegados a las víctimas plantean un interés vindicativo, con un pedido de sentencia alto aunque también debe lograrse en algunos hechos una solución de tipo económica. “Además del dolor de la pérdida hay familias que quedan sin el sostén económico por lo que debe intentar alcanzarse también una solución algún tipo de ayuda”, expresó.

 

El paso del tiempo y las causas por mala praxis

A diferencia de las causas por lesiones leves que ocupan la mayor parte de los expedientes iniciados en la fiscalía, todas las investigaciones por denuncias de mala praxis tienen un camino mucho más lento en el que se combina –una vez más- la falta de recursos y los problemas del sistema de salud.

“La asesoría pericial está tapada de trabajo, hay estudios que solicitamos que llevan más de un año de espera y cuando hablamos de pericias patológicas tenemos una espera aún mayor”, confesó otro operador del sistema.

Para Cistoldi hay un problema de infraestructura general donde se destaca el alarmante faltante de historias clínicas en el sistema público. “Las autoridades, especialmente del HIGA, han hecho mucho para mejorar esta cuestión y para facilitar el material que solicitamos desde la fiscalía”, reconoció.

A su entender otra de las complicaciones pasa por una cuestión secuencial y los inconvenientes de su registro. “Hay que probar como se forman los equipos médicos y establecer claramente cuál fue el momento exacto en el que se actuó mal”, dijo.

En el mismo sentido se refirió a los inconvenientes que se dieron –especialmente en el ámbito privado- para la obtención de material probatorio. “Hemos tenido que enviar órdenes para que entreguen ciertas copias que ante el pedido común no son suministradas” y recalcó que en ese sentido el compromiso de las instituciones públicas es mayor.

 

Accidentes caseros o "lo atamos con alambre"

Hay cuestiones estadísticas que muestran solamente una imagen de lo sucedido en el año aunque no permiten establecer si se trata de una tendencia. Así como en este 2018 el número de víctimas por incendios o por inhalación de monóxido de carbono fue menor a la del año pasado, las autoridades judiciales estiman que esos valores pueden tener un repunte el próximo año.

En el camino inverso fueron los denominados accidentes caseros que terminaron con personas fallecidas y –cuando se confirma que no existieron terceros intervenientes- el posterior cierre de las causas.

Para el fiscal Cistoldi ese incremento puede darse tanto por una mayor precariedad económica –la gente realiza tareas por las que antes contrataba los servicios de personal especializado- o por un déficit cultural que llevar a algunas personas a realizar cosas para la que no están preparados ya sea por edad o capacidad.

“Además del hombre de 85 años que sube a un techo aunque no esté en condiciones de hacerlo también tenemos a aquellos que recurren a una licencia de conductor trucha porque no pasaron la revisación pertinente para renovarla”, y recordó que la fiscalía de Delitos Económicos ha iniciado má de una decena de causas este año por personas que fueron interceptadas en controles de rutina con las licencias apócrifas.

 

Soluciones rápidas y consulta a la víctima

Si bien durante este año se realizó una cantidad menor de juicios que en 2017 el fiscal aclaró que en parte se debió a que se utilizaron otros institutos para resolver muchas de las causas como el archivo con condiciones o la suspensión de juicio a prueba.

Cistoldi dijo que si bien se le consulta a la víctima para llegar a ese acuerdo tras la realización de una audiencia hay ciertas oportunidades en que se cuerda directamente porque la causa avanzó por una cuestión de interés público únicamente. “Algunas de las condiciones para el archivo en cuestiones de tránsito son la realización de un curso  de manejo defensivo o el taller de reflexión sobra el valor de la vida”, enumeró.

Por último el fiscal aseguró que con la cantidad de causas iniciadas este año y con el avance de algunas que siguen desde 2016 y 2017 el número de juicios durante el próxima año será mayor.  

 

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar