RADIO
EN VIVO
imagen

34º festival internacional de cine

24 de Noviembre de 2019 15:55

"Amor al cine y a la vida" en un documental sobre un director marplatense

En diálogo con 0223, la directora brasileña Bárbara Paz expresó los significados detrás de "Babenco: Tell me when I die", que tiene como protagonista a Héctor Babenco. Sus últimos días de vida, su lucha y sus memorias.

 

Por Delfina Mostafá

Dolor, despedidas y sonrisas. “Babenco: tell me when I die” es un documental brasileño acerca de los últimos días de vida del cineasta Héctor Babenco, quien nació en Mar del Plata y alcanzó el reconocimiento internacional con su profesión. Durante su paso por el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, la directora Bárbara Paz comentó a 0223 su experiencia en este rol y las peculiaridades que diferencian esta obra acerca de quien fue "el amor de mi vida".

La direcciòn no siempre fue parte de la vida de esta brasileña. Nació en Campo Bom, Brasil, el 17 de octubre de 1974. A lo largo de sus 45 años se desempeñó como actriz, y llegó a ocupar roles memorables en algunas novelas. Protagonizó “Marisol” en 2002, y participó en “Vivir la vida” en 2009. También formó parte de “Rastros de mentiras”, “Reglas del juego” y “El otro lado del paraíso”. Bárbara no abandonó este mundo, y de hecho cuenta con algunos contratos para un futuro cercano, aunque por el momento está presentando su primer documental en festivales y no encuentra el tiempo para concretarlos. Por este motivo, mientras se presenta como directora ante el público, establece una pausa en su otra faceta artística.

Su carrera en la actuación la llevó a participar también en obras de teatro, pero a partir de “Babenco” se enamoró del mundo de la dirección y decidió aprender todo lo que pudiera para hacer el mejor trabajo posible. Anteriormente habìa dirigido un cortometraje para un programa de televisión sobre cine, aunque consideró que su primer gran desempeño en el área fue este largometraje. “No podés cambiar tan rápido”, opinó al recordar este pasaje.

 

- ¿Cómo aprendiste acerca de la dirección cinematográfica?

- Yo pienso que soy muy observadora. Leo mucho, miro, y soy fotógrafa también. También cosas de sonido. Todo junto, para la dirección es necesario porque necesita todo. Siempre quise hacer una película grande. Ahora estudio periodismo en la universidad, y antes estudié para teatro.

 

De esta forma, Bárbara siguió aprendiendo de la práctica a medida que avanzaba su proyecto, pero también contó con el apoyo de su esposo antes de despedirlo, quien habìa recorrido un largo camino en el mundo del cine.

Lo cierto es que Héctor Babenco, protagonista del documental, nació en Mar del Plata el 7 de febrero de 1946 y recorrió sus calles hasta los 18 años, cuando se radicó en Brasil. Con el paso de los años se convirtió en un director renombrado, e incluso obtuvo una nominación al Premio Óscar a la Mejor Película por “El beso de la mujer araña” en 1985. Otros de sus éxitos fueron “Carandiru” (2003) y “Corazón Iluminado” (1998). También dirigió “Tallo de hierro” (1987), protagonizada por Jack Nicholson y Meryl Streep, y “Mi amigo hindú” (2015), con Willem Dafoe. El director se casó con Bárbara en 2010, y murió en 2016, víctima de cáncer.

 

 

- ¿Cómo describirías a Héctor?

- Él era muy difícil, pero difñicil como genial. Tenía la cabeza muy abierta. Luchó para sobrevivir, pensaba que era un león. Y amaba el cine encima de todo, la vida era el cine para él.

 

- Babenco también veía al cine como un salvavidas. ¿Vos cómo lo ves?

- Lo veo como un comienzo de otra perspectiva. El gran legado que Héctor me dejó es la confianza. Él confiaba en mi dirección, y esto es muy bello porque la confianza es lo más importante en la vida. Yo pienso que él me dejó la confianza para continuar el filme.

 

En su primera visita a "la Feliz" la cineasta opinó que “es una muy bonita ciudad”. Comentó que Brasil “es muy lindo, pero ahora está difícil por el presidente fascista”. Asimismo contó que “en este momento de Brasil la cultura y hacer películas son difíciles, porque al presidente no le gusta”.

A pesar de que disfruta estar en su país, a Bárbara también le gustaría trabajar en otros lugares, e incluso existe la posibilidad de que desarrolle un nuevo proyecto en Portugal. Ademàs, tiene en mente la realización de una ficción sobre la soledad en las mujeres, para incorporar un tema que le parece "muy interesante". Sin dudas, el futuro brilla para esta nueva cineasta que no teme decir lo que piensa, ni emocionarse ante el recuerdo de quien fue una persona especial en su vida.

 

- Como una directora en la industria, ¿qué opinás del rol actual de las mujeres en el cine?

- Yo pienso que es muy importante para nosotros tener más mujeres en el cine, porque no queremos esperar más. Nos están escuchando por primera vez en mucho tiempo y tenemos que luchar. Pienso que es difícil, pero no imposible.

 

 

Esta primera obra de Bárbara en la dirección ganó un premio como Mejor Documental sobre cine en el exitoso Festival Internacional de Cine de Venecia. “Fue muy emocionante y no me lo imaginaba”, contó. Para Bárbara su película “es como un poema de amor”, por lo que nunca imaginó que una obra tan personal podía generar ese interés. Describió a "Babenco" como la historia de “un hombre y una mujer haciendo cine sobre el fin del cine para ellos, y de la vida, y del amor, y el fin de un ciclo”, por lo que se sorprendió al notar que el público entendía el significado.

 

- ¿Cómo surgió la idea del documental?

- Es de los dos. Él quería un documental, pero no sabía que se iría tan pronto. Dijo “vamos a hacerlo juntos”. Quería hacer una despedida.y comenzamos a filmarlo. No sabìamos que iba a ser tan ràpido. Él se fue antes de terminar todo y la construcciòn de la pelìcula fue con un montaje difícil. En el documental no hay entrevistas. Es él quien cuenta sobre sí mismo y los últimos días. Él está hablando, y es una película de amor al cine, a la vida.

 

 

En un constante ir y venir entre el director y su esposa, las imágenes del filme demuestran su relación y el día a día de su vida, mientras luchaba contra el cáncer y desarrollaba su profesión con pasión. Una elección fundamental para la obra fue el blanco y negro de la imagen. Bárbara contó que “es como un cuento” donde todo permanece “junto” en una sola cosa: la obra, la vida, la muerte. Recordó que Héctor decía que “la memoria está en blanco y negro, y por eso está todo junto como si fuera el inconsciente y la memoria”.

Por otro lado, la realización no requirió de la creación de un guión previo. “Cambia todo el tiempo”, contó. Además, expresó que conocían cuál sería el final desde el principio del proceso, ya que eran los últimos dìas de vida del protagonista. En este sentido, la introducción de fragmentos de las películas de Héctor permiten unir la ficción con la realidad, y entender que el cine estaba presente en todos los momentos de su vida. De hecho Willem Dafoe participa de la película mediante imágenes de “Mi Amigo Hindú”, donde la directora parece establecer un paralelismo de algunas escenas de ficción con momentos reales. “Willem es un gran actor, un gran amigo, se tornó en una persona muy especial y un ser humano muy bonito”, comentó.

 

 

- ¿Qué significó para vos presentar “Babenco” en Mar del Plata?

- Muy emocionante. Él nació aquí, están sus dos hermanos, las hijas, la familia. Nunca había venido acá. También presento un libro junto con la película. y él habla mucho sobre Mar del Plata y su vida acá en el libro.

 

Los próximos festivales de cine en el recorrido de esta directora incluyen los de Cairo, La Habana y Río de Janeiro, conformando una gira de despedida para Babenco y de presentación para Bárbara. “Es un legado de Héctor para el mundo porque él era un cineasta del mundo”, conluyó con una gran sonrisa y emoción en su voz.