Pastor hurtado

23 de Diciembre de 2019 20:28

“Hay un cambio de paradigma para escuchar a la víctima y lograr su reparación”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
El fiscal Juan Manuel Pettigiani escucha el fallo del Tribunal..

Para el fiscal Juan Manuel Pettigiani el fallo que condenó al pastor Hurtado y su ex esposa demostró que detrás de prácticas pseudos religiosas está el delito de trata.

Notablemente emocionado tras escuchar el fallo del Tribunal Oral Federal que condenó a Isaías Nelson Hurtado a 24 años de prisión por los delitos de trata de persona y abuso sexual agravado, el fiscal Juan Manuel Pettigiani sostuvo que el mismo arrojó señales importantísimas al plantear que detrás de ciertas prácticas pseudos religiosas se esconde el delito de trata de personas.

“Otra gran señal es el cambio de paradigma de derecho penal que además de lograr sentencia contra un culpable, escucha a la victima y logra su reparación”, señaló.

Para Pettigiani las víctimas fueron escuchadas por el Tribunal “como hace tiempo no sucedía” y se intentó –aunque tarde- “poner las cosas en su lugar”. “Se podrán resolver muchos proceso que aún dan vuelta, hay hijos alejados de su familia y sus madres y la sentencia permitirá sanar mucho de eso”, agregó.

Tras calificar como valiosas para la historia de la ciudad el fallo que también condenó a Patricia Soledad Padilla Coronado a diez años de prisión, el fiscal remarcó que las prácticas religiosa para ser sanas tienen que estar dentro del marco legal que establece la ley. “No es estar en contra de la libertad de culto, sino que la gente sepa que detrás de las prácticas pseudos religiosas está el delito de trata y hay que tener cuidado con eso”, agregó.

“Le pedimos a la gente que se sienta víctima que se acerque a la fiscalía ya que vamos a iniciar, en base a los testimonios recibidos, actuaciones con otras iglesias de Mar del Plata”, adelantó.

Por último Pettigiani se refirió a la decisión de los jueces Roberto Falcone, Mario Portela y Alfredo Ruiz Paz de ordenar la restitución de la propiedad a una de las víctimas que había sufrido la sustracción a partir del accionar de Padilla Coronado.

Compartir
Compartí esta nota