Tránsito

8 de Diciembre de 2019 13:00

Perdió el control del utilitario y se estrelló contra una columna de alumbrado

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La Renault Kangoo fue secuestrada por falta de documentación. Foto: Tránsito MGP

Ocurrió esta madrugada en Luro y Bronzini. Al conductor del vehículo no se le pudo practicar la alcoholemia porque debió ser hospitalizado. En Vértiz al 7200, un conductor borracho protagonizó otro choque.

Un brutal siniestro vial ocurrió en horas de la madrugada cuando una Renault Kangoo se estrelló contra una columna de alumbrado, en la intersección de la avenida Pedro Luro y Teodoro Bronzini. El conductor debió ser hospitalizado.

El hecho ocurrió este domingo cerca de las 5 cuando por motivos que tratan de establecerse, un hombre a bordo de un utilitario, perdió el control del mismo e impacto contra una columna de hormigón, que a su vez, sirve de parada de colectivos de las líneas 511 y 717. Afortunadamente ningún peatón resultó herido.

Una vez en el lugar del siniestro, personal de Tránsito Municipal no pudo comprobar si el conductor estaba alcoholizado, porque debió ser trasladado al Hospital Interzonal General de Agudos (Higa). Sin embargo por carecer de documentación, el utilitario debió ser secuestrado.

Unas cuatro horas más tarde, alrededor de las 8.50, la ingesta de alcohol al volante produjo un nuevo choque, esta vez sobre la avenida Vértiz al 7200. El siniestro fue protagonizado por el conductor de un Ford K que embistió a un Chevrolet Corsa que trabaja como remis rural en Batán.

Inspectores de Tránsito le practicaron a ambos automovilistas un test de alcoholemia, dando resultado positivo al conductor del Ford K: tenía 0,98 g/l de alcohol en sangre. Su auto fue secuestrado.

Compartir
Compartí esta nota