24 de marzo

24 de Marzo de 2019 10:24

Antonio Piovoso, el exarquero de Nación es el único futbolista profesional que sigue desaparecido

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Antonio Piovoso pasó por "Los Bichos Azules" en 1976 y ostenta el récord más oscuro: es el único jugador que debutó en la Primera División del fútbol argentino que continúa desaparecido .

La última dictadura cívico militar argentina, se entiende, no distinguía por profesión o religión, sino por convicción política. El deporte no fue la excepción y entre los 30 mil desaparecidos los casos de la jugadora de hockey Adriana Acosta, el tenista Daniel Schapira o el atleta Miguel Benancio Sánchez son los casos más resonantes. Sin embargo, un arquero de fútbol que pasó por una emblemática institución marplatense también corrió con la misma suerte.

Antonio Piovoso fue un discreto arquero de fútbol que mantiene el récord más oscuro: es el único jugador que debutó en la Primera División de la Asociación del Fútbol Argentino que permanece desaparecido. El Tano, como se lo conocía, era estudiante de arquitectura, seguramente, con la misma firmeza con la que volaba de palo a palo. Oriundo de La Plata, pasó por las inferiores de Estudiantes en simultáneo a la consagración del equipo de Osvaldo Zubeldía. La Tercera División fue su techo en el Pincha y en 1973 decidió cruzarse de vereda: Gimnasia de La Plata. En el Lobo llegó a jugar tres partidos bajo la sombra de Hugo Orlando Gatti en el arco.

A partir de 1974 empezó a jugar en clubes del interior de la provincia de Buenos Aires hasta que dos años más tarde llegó a Nación de Mar del Plata, su último club, con el que descendió de categoría en la Liga Marplatense de Fútbol. "Con la plata que ganó allá se compró un Citroën", recordó su sobrino Sebastián, en diálogo con 0223 sin precisar demasiados detalles.

Antonio Piovoso vuela hacia un palo en busca de la pelota en un Circulo Deportivo - Nación

El 6 de diciembre de 1977 cuatro hombres de civil armados ingresaron a la galería Williams, en el centro de la capital bonaerense, donde se encontraba el estudio de arquitectura donde trabajaba Piovoso, y redujeron a un grupo de estudiantes. Sin embargo, El Tano no era el apuntado. Los militares habían ido a buscar a Jorge Martina, un militante amigo de ellos. Sin una marcada posición política partidaria, en sus años de estudiante Piovoso solo había participado del Partido Comunista Marxista Leninista repartiendo volantes. "Los interrogaron a todos, pero mi tío no habló. Muchos de sus amigos pertenecían a esa agrupación, esos vínculos hicieron que a mi tío se lo lleven", explicó Sebastián.

Desde entonces, no se supo más nada del Tano. Los genocidas Ramón Camps, Miguel Etchecolatz (quien estuvo cumpliendo su arresto domiciliario en Mar del Plata) y Héctor Acuña fueron señalados como los responsables de su desaparición en los Juicios por la Verdad. Los testimonios indican, expresó Sebastián, que "lo escucharon hablar en el centro clandestino de detención de La Cacha". Sin embargo, su cuerpo permanece desaparecido. En el camino de la lucha por la Verdad, Memoria y Justicia, Sebastián se realizó una muestra de sangre por si algún día llega a aparecer su tío, a quien nunca conoció. A 43 años del último Golpe de Estado, su familia todavía lo espera.

Compartir
Compartí esta nota