RADIO
EN VIVO
imagen

Elecciones 2019

1 de Agosto de 2019 20:13

Montenegro prometió hacer una escuela de gendarmes en los hoteles abandonados de Chapadmalal

El precandidato a intendente de Juntos por el Cambio presentó este jueves por la tarde sus propuestas de campaña con un acto en el club Quilmes.

"Se siente, se siente, Guillermo intendente", así, con ese aliento de hinchada que hizo vibrar el estadio del club Quilmes, Guillermo Montenegro hizo su entrada en la tarde de este jueves para anunciar sus propuestas para una eventual gestión en una campaña que ya transita caminos cada vez más decisivos con la inminente llegada de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (Paso) que se celebrarán el 11 de agosto.

Eran 400 las sillas blancas que estaban apostadas sobre la cancha del tricolor. Y otros cientos de personas ocupaban parte de la tribuna y las gradas que están en los alrededores. Frente a ese marco, que obviamente incluyó la presencia de concejales, diputados, senadores, funcionarios y la atenta mirada de su esposa y sus hijos en primera fila, el precandidato a intendente de Juntos por el Cambio brindó un extenso discurso sobre los ejes que se propone en caso de poder dirigir los destinos de la Municipalidad de General Pueyrredon.

Desde las 18.27, la alocución del legislador nacional del oficialismo transitó por tópicos claves, como seguridad, educación, desarrollo urbano y deporte. "Me dijeron que tenía que hablar más o menos tres minutos por tema pero me van a retar porque es difícil respetar ese tiempo", reconoció, con alguna risa distendida, ya cuando era el foco de todas las miradas arriba del escenario al estilo 360º  que se montó en las instalaciones de Luro y Dorrego, donde hace seis días todos los flashes de las cámaras se perdían con las presencias del presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal.

Y evidentemente se extendió más de lo previsto. Teniendo en cuenta su pasado como fiscal, juez y Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Montenegro volcó fuerte protagonismo a la seguridad. En este aspecto, no sólo hubo anuncios de proyectos, sino también críticas directas a la actual administración municipal que conduce el Intendente Carlos Arroyo.

"Acá hay que hacerse cargo de los temas de verdad. Un intendente no puede decir que él mismo va a ser el Secretario de Seguridad. Yo no voy a ser ése secretario pero sí voy a estar preocupado y ocupado por la seguridad de Mar del Plata y por eso, si soy electo, voy a trasladar mi oficina al Centro de Monitoreo para ver todo lo que pasa en la ciudad", expresó.

Dentro de los promesas, una de las principales novedades que se conoció por primera vez en la campaña de Montenegro fue su intención de avanzar con la construcción de una escuela para capacitar gendarmes en Mar del Plata. "Ya lo tengo hablado con Mauricio y María Eugenia y lo queremos hacer para el año que viene", adelantó.

El diputado también confió que se busca materializar el proyecto dándole una refuncionalización a los hoteles que se encuentran abandonados desde hace años en la zona de Chapadmalal, cerca de la residencia presidencial. "Con esta escuela se revitalizaría ese lugar. Serían 1800 gendarmes capacitándose, más los oficiales", indicó, y remarcó: "Así, vamos a tener siempre gendarmería en la ciudad".

En lo que respecta a salud, Montenegro también planteó ambiciones fuertes, como la construcción de un Hospital Municipal, un proyecto que desde hace años transita vaivenes en Mar del Plata, y de un Centro de Atención Primaria de la Salud para Batán. "Esto no es una promesa: si no lo hacemos, nos tiene que dar vergüenza", manifestó, y en referencia al hospital añadió: "Hubo gente que estuvo y que no lo hizo y que ahora dice que lo va a hacer. Hay que dejar de decir y empezar a hacer".

En otro tramo de su intervención, el referente de Juntos por el Cambio prometió reducir el costo que implican la cantidad de funcionarios que integran el gabinete del Ejecutivo y de los asesores que tiene el Concejo Deliberante: "Tengo una mala noticia para los candidatos a concejales porque vamos a reducir el gasto de la política en el Ejecutivo y en el Concejo Deliberante también".

En líneas generales, Montenegro insistió en el crecimiento a escala "provincial" que tuvo Mar del Plata en los últimos años pero consideró que lo único que no evolucionó en la misma sintonía fue la "política". "La política de los últimos 30 años no les dio a los marplatenses las respuestas que necesitaban", dijo, y señaló por otra parte: "Mar del plata se transformó en una ciudad triste y queremos que vuelva a ser divertida".

"Yo no sabía hacer nada y por eso mi viejo me llevó a hacer rugby cuando era pibe; ahí, por lo menos empujaba. Y la verdad que yo voy a seguir empujando toda la vida porque es lo que sé hacer bien", expresó.