Columna de miércoles

15 de Enero de 2020 20:21

El trasfondo de la "campaña de desprestigio" contra Mar del Plata

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Una foto similar, pero de hace varios años, circuló en los últimos días por redes para desprestigiar a Mar del Plata.

¿Por qué desde el municipio salieron enérgicamente a denunciar una campaña para perjudicar a Mar del Plata? Las razones. 

Guillermo Montenegro y su equipo sentían que los medios nacionales realzaban las noticias negativas que se producían en Mar del Plata. Peleas en la noche, ataques de patovicas, precios, eran las notas que más se reproducían en distintos medios que cubren la temporada en La Feliz. Sin embargo, el último fin de semana hubo una gota que rebalsó el vaso: un informe que intentaba exhibir el desorden y descontrol en la ciudad utilizaba imágenes de hace cuatro años.

“Hay una clara campaña de desprestigio contra Mar del Plata. Y no es un ataque hacia Mar del Plata sino hacia los marplatenses”, disparó el coordinador de Gabinete Alejandro Rabinovich, en una entrevista con 0223 Radio.

No es la primera vez que se instala esta idea. Durante años a muchos dirigentes les molestó que los medios nacionales solo hablasen de los problemas de Mar del Plata o el excesivo precio de las carpas. Pero hacerlo público siempre suponía el riesgo de tener un rebote mayor, por eso las quejas eran subterráneas.

“La verdad es que tenemos información que hay muchos intereses económicos detrás de estas noticias. Y por eso salimos a denunciarlo públicamente”, señalan fuentes del gobierno municipal, luego de las declaraciones del coordinador de Gabinete.

La información que manejan en el entorno de Montenegro es que el balance en Punta del Este está lejos de lo esperado. “No les está  yendo bien y la temporada se les está acortando. Por eso nos tiran a nosotros”, dicen.

Mar del Plata es el símbolo de los destinos de veraneo en la Costa Atlántica. Desde el municipio señalan, además, que los indicadores muestran un crecimiento mayor que en destinos como Pinamar o Villa Gesell.

Con la elaboración del nuevo slogan para Mar del Plata (“Tenemos todo”), en el entorno de Montenegro se entusiasman con que la ciudad pueda recuperar un turismo ABC 1 que durante muchos años pareció dirigirse solo a Pinamar y Cariló.

 

El boom de las cervezas artesanales de los últimos años también estuvo acompañado por un refinamiento de la gastronomía en Mar del Plata. A los sitios en los que se puede comer desde una milanesa con papas fritas, rabas o una pizza se le sumaron en los últimos tiempos restaurantes que trabajan con una carta de muy pocos platos, pero con un trabajo de alto nivel. Sarasa Negro es el emblema en ese rubro. Es el lugar elegido por las principales figuras para degustar exquisiteces y está considerado entre los mejores restaurantes de la Argentina. Pero afortunadamente ya no es el único.

“Tenemos cuatro canchas de golf. Espectáculos teatrales de primer nivel. Gastronomía. Claro que podemos recuperar el público ABC 1”, afirman.

En los cuestionamientos a Mar del Plata también ven una cuestión política de fondo. El último fin de semana el gobernador Axel Kicillof y el presidente Alberto Fernández estuvieron en la ciudad. El gobernador destacó el crecimiento que tuvo el turismo en la provincia esta temporada y lo vinculó directamente con las medidas que implementaron a partir del 10 de diciembre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner. El presidente, en tanto, fue crítico con Uruguay, cuando le envió un mensaje al presidente Luis Lacalle Pou. “A Uruguay le costó tanto salir de ese mote de paraíso fiscal que volver a caer en eso me parece que no es una buena idea”, dijo Fernández en una entrevista con C5N.

“Hay medios que usan cualquier argumento para pegarles. Nada es casual”, dicen cerca de Montenegro. El intendente está en la vereda política opuesta a la de Fernández y Kicillof. De hecho, los mandatarios se mostraron junto a su principal adversaria política, la ministra de Desarrollo de la Comunidad, Fernanda Raverta. Pero hoy, en los primeros pasos de las gestiones de cada uno, las peleas políticas quedan de lado: “Mientras mejor les vaya a ellos, mejor nos irá a nosotros”.

Compartir
Compartí esta nota