RADIO
EN VIVO
imagen

Historias de acá

5 de Enero de 2020 13:41

Un marplatense en la Antártida: la historia de Claudio Díaz

Desde que tenía 16 años supo que quería pertenecer a la Armada Argentina. Hoy, a sus 39 años se desempeña como Suboficial Primero Aeronáutico y a bordo del ARA Almirante Irizar realiza por segunda vez en su carrera la Campaña Antártica de Verano. “Volar en la Antártida es una experiencia indescriptible”, dice.

El marplatense Claudio Díaz decidió ingresar a la Escuela de Suboficiales de la Armada Argentina cuando tenía 16 años. Hoy, por segunda vez en su carrera profesional, se encuentra a bordo del ARA “Almirante Irízar” realizando una Campaña Antártica de Verano como mecánico de vuelo.

En 1997 y después de tres años de estudio, egresó con la jerarquía de Cabo Segundo Perito Auxiliar Aeronáutico de la Escuela de Aviación Naval asentada en la Fuerza Aeronaval N°1 en Punta Indio, Buenos Aires.

“Siendo chico, un amigo de mi padre, que era submarinista, me llevó a recorrer la Base Naval Mar del Plata, y desde ese momento supe que mi destino estaba en la Armada. También solía ir a los Open Day que se hacían en la base, me gustaba ver y recorrer los barcos que estaban amarrados a la dársena”, recuerda Claudio.

La primera experiencia antártica del Suboficial Primero Claudio Daniel Díaz fue en la anterior Campaña Antártica de Verano 2018/2019

“Volar en la Antártida es una experiencia indescriptible, quizás uno de los momentos más esperados en toda mi carrera”, afirma Díaz.

Según explicó el Suboficial Segundo, como la Antártida ofrece condiciones meteorológicas hostiles, el entrenamiento que reciben es intenso. Pilotos, mecánicos y ayudantes de mecánicos vuelan a Bariloche para practicar aterrizajes sobre nieve y hielo, y realizar tareas de supervivencia en ambientes fríos.

La carrera militar lo llevó a diferentes destinos de la Aviación Naval. De 1999 al 2008 estuvo destinado en la Tercera Escuadrilla Aeronaval con asiento en la Base Aeronaval Comandante Espora, allí se desempeñó como mecánico de mantenimiento de helicópteros Bell UH-1H, hasta llegar a ser mecánico de vuelo de pruebas.

“Participábamos en operaciones con la Infantería de Marina y unidades de superficie de la Flota de Mar. También realizamos apoyo a la comunidad de la ciudad de Carhué, cuando en el 2001 sufrió una inundación importante. Fue muy gratificante recibir el reconocimiento por parte de los habitantes por la ayuda brindada; uno se siente muy valorado como profesional”, expresó el marplatense.

Actualmente es Suboficial Primero y está destinado en la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros, donde se desempeña  como mecánico de vuelo y sub encargado de mantenimiento de las aeronaves.

“Durante el vuelo tengo la tarea de asistir al piloto en cuestiones mecánicas, instrumental y visual externas al helicóptero. Y en tierra, me encargo de las tareas de mantenimiento fijadas por el plan de mantenimiento de los helicópteros”, explicó el Díaz.