Columna de miércoles

19 de Febrero de 2020 19:19

La intimidad de Vidal en Mar del Plata: nada de fotos, sushi y su rol político

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
En 2019, Vidal estuvo en la casa de Montenegro con sus mellizos. Esta vez no hubo fotos.

“Alguien los quiere saludar”, anticipó María Eugenia Vidal, cuando cerca de las 19.30 bajó de su habitación en el Hotel Costa Galana e ingresó a la biblioteca en la que esperaban los legisladores de Juntos por el Cambio de la Quinta Sección Electoral. El periodista Enrique “Quique” Sacco entró a la pequeña sala y saludó uno por uno a las 8 personas que estaban en el lugar, charló unos minutos y luego se fue para que la exgobernadora pudiera charlar tranquila.

Las horas de Vidal en Mar del Plata incluyeron, además de esta reunión de poco más de una hora, una recorrida por el barrio Santa Rosa del Mary una cena junto a su pareja con el intendente Guillermo Montenegro y su esposa. Todos los que tuvieron contacto con ella marcaron la “informalidad” de todas las charlas y una decisión firme de la exmandataria: que nada se haga público.

“Ella tiene la decisión de no reaparecer de manera pública y lo ratificó ayer. Cree que es momento de dejar al gobierno trabajar y no quiere convertirse en un obstáculo. Cuando tenga que aparece, va a aparecer”, contó una de las  personas que estuvo con Vidal este martes. “No vas a conseguir ninguna foto, no hay”, sumó otro testigo de las actividades.

 

Vidal llegó el mismo martes a Mar del Plata. Fue hasta el barrio Santa Rosa del Mar, donde charló con gente que lleva adelante distintas tareas sociales y luego volvió al Hotel Costa Galana para continuar con su agenda.

En el lujoso establecimiento, la esperaban los diputados de la Quinta Maximiliano Abad, Johanna Panebianco, Sergio Siciliano y Melisa Greco; los senadores Lucas Fiorini, Franco Bagnato y Flavia Delmonte. También estuvo el diputado y exfuncionario provincial Alex Campbell.

 

El primer tema fue la temporada. Vidal les preguntó cómo veían a Mar del Plata y cada uno de los legisladores dio su opinión. “Coincidimos en que el balance era bueno y que había un marcado cambio de liderazgo político con la llegada de Montenegro y la salida de Arroyo”, contó uno de los presentes.

Luego la charla viró hacia el rol de Juntos por el Cambio como oposición tanto en la provincia como en la Nación. Vidal hizo hincapié en la necesidad de fortalecer la unidad del espacio e incluso ampliarlo para transitar esta etapa con fortaleza y ser una alternativa en 2021 y volver a ser gobierno en 2023.

“Hicimos un balance de estos 60 días que llevamos como oposición”, relató otro participante de la mesa. Buena parte de la charla giró en torno a la postura que adoptó Juntos por el Cambio durante el debate por la ley impositiva de Axel Kicillof. Ese tratamiento aún es discutido puertas adentro del principal bloque opositor: para algunos había que ser más duros y otros, como Vidal, creían en la necesidad de permitirle al nuevo gobernador tener su ley.

Antes de despedirse, Vidal prometió verlos a todos la semana entrante. El jueves y viernes próximos todos los legisladores de Juntos por el Cambio de la provincia de Buenos Aires realizarán un retiro en San Nicolás. La exmandataria les confirmó que pasará por allí para continuar las charlas.

Vidal volvió a su habitación y se preparó para ir a cenar. Guillermo Montenegro y su esposa Eugenia Pruzzo tenían todo listo para recibirlos en su casa. “Básicamente fue una cena de amigos. De hecho, fue la presentación formal de ‘Quique’. Desde que están juntos no se habían juntado a comer”, contó un allegado al jefe comunal.

 

Cenaron comida oriental: wok de verduras y sushi. El postre fue un clásico de Vidal en Mar del Plata: helado de Lucciano’s. Hablaron del viaje que compartió la exgobernadora y su nueva pareja por Europa. “Se quedó con las ganas de alzar a Simón y Martina porque estuvieron dormidos todo el tiempo”, agregó la fuente consultada por este medio.

Lógicamente, también hablaron de política. Vidal le preguntó a Montenegro cómo se sentía en el cargo y quiso saber especialmente por el desempeño de la secretaria de Salud Viviana Bernabei. La funcionaria municipal entabló buen vínculo con la exgobernadora durante su paso por la Dirección del Hospital Materno Infantil. De hecho, fue la propia Vidal quien la llamó personalmente para convencerla de que se sume al equipo del intendente.

“Se puso a disposición de Guillermo para colaborar en lo que sea. Para nosotros es importante, pero también es algo lógico, porque no ocultamos nuestro ‘vidalismo explícito’”, detallaron desde el entorno de Montenegro.

Vidal estuvo en Mar del Plata apenas unas horas. Lejos de la escena pública, todavía conserva su influencia en el principal espacio opositor. Y pese a los intentos de su entorno de convertir estas recorridas en planes personales y familiares, la exgobernadora ya tiene puesta la cabeza en 2021.

 

Compartir
Compartí esta nota