RADIO
EN VIVO
imagen

Columna de miércoles

26 de Febrero de 2020 20:04

Los cuatro ejes con los que Montenegro busca terminar con un problema histórico

Montenegro tiene cuatro ejes planificados para generar empleo.

No es casual que cada vez que le preguntan a Guillermo Montenegro sobre la temporada de verano la catalogue como “buena”, pero inmediatamente remarque que es “buena para los marplatenses porque genera trabajo”. Tampoco fue casual que en una entrevista con 0223 mencione que el gran desafío que tiene para este año es generar empleo genuino para lo que resta del año. El feriado récord de Carnaval que vivió Mar del Plata este último fin de semana comienza a ponerle el broche a una temporada de verano positiva para la ciudad, pero al mismo tiempo inicia la temporada de viejos problemas de Mar del Plata con los que deberá lidiar el nuevo intendente.

El último índice de desempleo que dio a conocer el Indec fue una brisa de aire fresco para Montenegro, quien llevaba apenas unos días en el poder. El 10,2% la ubicó lejos de ser la ciudad con mayor desocupación (algo bastante habitual para Mar del Plata) y con una caída 1,6% de la tasa con respecto al mismo período de 2018 (tercer trimestre). Sin embargo, ni el más optimista de los funcionarios se relajó o pensó que la problemática histórica comenzó a revertirse. Apenas fue una cifra que le permitió espantar el rótulo de ciudad con mayor desocupación de la Argentina. Al menos, por tres meses, hasta que el 26 de marzo se dé a conocer el nuevo informe del Indec.

Tal vez para entender la dimensión de la problemática en la ciudad sea más lógico prestarle atención a los informes del Grupo Estudios del Trabajo del Centro de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata. En el último, cuando el Indec posicionó a Mar del Plata lejos de las ciudades con mayor desempleo, este equipo encabezado por Eugenio Actis Di Pasquale planteó que hay 99 mil personas en la ciudad que buscan un empleo, ya sea porque no tienen o porque tienen uno, pero necesitan otro. A su vez, revela que el trabajo en negro llega al 37,2%. La conclusión es simple: los trabajos que se generan son de baja calidad.

El intendente sabe que la realidad está mucho más cercana a esa baja calidad que a la caída del desempleo del último informe del Indec. Pero también es consciente que no alcanza solo con reconocer el problema. Los marplatenses lo eligieron para que aporte soluciones. ¿Cómo planea hacerlo? Tiene cuatro ejes fundamentales:

  • el desarrollo del Parque Industrial
  • la concreción de un distrito tecnológico y un parque informático
  • lograr que el turismo de todo el año se fortalezca para ser un contrapeso de la temporada
  • el Puerto

Cualquier plan está atado a una variable que Montenegro no puede controlar: la macroeconomía. El intendente no detiene las políticas que puede llevar adelante el municipio por esto, pero sabe que es fundamental que al gobierno nacional le vaya bien con la renegociación de la deuda para esperar que cualquier otra medida sea exitosa. Y también para que otros sectores generadores de empleo en Mar del Plata tengan un mejor desarrollo: la construcción y las pymes.

Para que cualquiera de esos cuatro puntos se pueda desarrollar en el municipio tienen algo en claro: deben sentarse a dialogar con funcionarios provinciales y nacionales. Las diferencias políticas, entienden, no son un problema para eso. “La temporada fue un claro ejemplo de que pudimos articular y trabajar en conjunto”, señalan fuentes municipales y hacen hincapié en el trabajo coordinado en materia de seguridad.

Es cierto que Montenegro conoce desde hace años al ministro de Seguridad de la provincia Sergio Berni. Sin embargo, en su entorno creen que no son excluyentes los vínculos personales para trabajar en conjunto. “(Augusto) Costa es una de las personas más cercanas a (Axel) Kicillof pero vemos muy buena predisposición de su parte”, destacan.

 

La industria del futuro 

Atraer industrias vinculadas a la tecnología a Mar del Plata es uno de los desafíos. Actualmente hace falta mano de obra en el sector, pero no hay personas calificadas para ocuparla. “Es un sector de pleno empleo y de calidad. Muchos trabajan para afuera y cobran en dólares, pero la gastan acá”, grafica un empresario del sector interesado en que Mar del Plata progrese en ese terreno.

Semanas atrás se encendieron las alarmas cuando en Mar Chiquita se difundió una reunión del intendente Jorge Paredi con el ministro de Producción Augusto Costa para avanzar en la realización de un polo tecnológico en esa ciudad. Rápidamente, desde Aticma, la asociación que nuclea a las empresas TIC en Mar del Plata, difundieron su plan para reflotar el Parque Informático y desarrollar un distrito tecnológico.

Durante la gestión de Gustavo Pulti se había desarrollado un plan para montar un polo tecnológico en la avenida Jorge Newbery, en el sur de la ciudad. Fue uno de los tantos proyectos que el exintendente no pudo completar y que su sucesor, Carlos Arroyo, abandonó. Y eso uno de los temas por los que gente de Montenegro charló con el líder de Acción Marplatense en los últimos tiempos. “Más allá de las diferencias que tenemos, creemos que en ese tema tenía una idea interesante”, reconocen.

El municipio buscará articular con el Intema.

 

No obstante, cinco años después, la mayoría de los actores vinculados a la tecnología creen que ese lugar no es el ideal. La apuesta ahora es el predio de la Universidad Nacional de Mar del Plata en Colón y Sandino, donde funciona el Intema. “La articulación con la universidad es clave. Mar del Plata tiene cinco universidades y es fundamental trabajar en conjunto”, plantean.

Pero el polo tecnológico no es la única meta en esta materia. “Lo ideal sería tener una zona en la que empresas que quieran venir a Mar del Plata a radicarse tengan ventajas impositivas. Como hizo la Ciudad de Buenos Aires con Parque Patricios”, explican los empresarios. Afirman que hay muchas empresas interesadas en radicarse en Mar del Plata y se entusiasman con la inyección de dinero que recibirá la economía. “En general, los trabajadores son gente joven sale a comer, a tomar algo, gasta. Se genera un círculo virtuoso muy importante”, cuentan.

Montenegro se reunió con todos los actores involucrados y se entusiasma con la propuesta. No obstante, sabe que más allá de algunas herramientas que pueda generar desde el municipio para lograr que empresas internacionales se radiquen en Mar del Plata, hay decisiones impositivas que dependen de gobiernos superiores, por caso una exención de Ingresos Brutos. “Ojalá la provincia entienda la potencialidad que tiene esto, porque es una exención de algo que no existe y que si no se toman esas medidas no va a existir”, advierten.

 

La apuesta por el Parque Industrial

Turismo y Puerto. Puerto y turismo. El binomio, sin importar el orden, fue el que primó durante años en Mar del Plata como fuentes relevantes de empleo. La industria quedó relegada a un segundo plano. Potenciar el perfil industrial de la ciudad es otra de las metas de las autoridades. Y para eso buscarán darle más volumen al Parque Industrial.

Por estas horas, avanza en las oficinas municipales una iniciativa privada presentada por un grupo empresario para ampliar y mejorar el Parque Industrial. “La comisión de iniciativas privadas ya dio el visto bueno. Ahora falta que empiece a ser tratado por el Concejo y que se haga el llamado a licitación”, explican fuentes municipales.

El plan de las autoridades para potenciar el Parque Industrial no está atado a esta iniciativa, pero no ocultan que la ven con buenos ojos: se anticipa una inversión de más de 1000 millones de pesos para dotar de servicios los 30 lotes que están adjudicados pero no pueden ser entregados y generar otros 64 para la radicación de futuras empresas.

“Todo lo que se haga va a ser con esta idea de público-privado. Es más, de privado-público”, remarcan.

 

¿#TenemosTodo?

La temporada de verano deja la vara alta para las comparaciones. No solo porque vino mayor cantidad de gente que en la anterior, sino –y fundamentalmente- porque los turistas que vinieron a Mar del Plata gastaron más: el gasto creció un 60%,  según reveló el presidente del Emtur, Federico Scremín, en diálogo con 0223.

El carnaval marcó un récord de visitantes. 

 

El desafío ahora es lograr que los feriados distribuidos a lo largo del año sean igual de positivos. Para eso, deberá demostrar que el nuevo slogan de Mar del Plata es más que un hashtag: #TenemosTodo.

En el municipio se entusiasman con el retorno del turismo ABC1 a Mar del Plata: los hoteles cinco estrellas, los boliches exclusivos, los recitales y fiestas electrónicas y los restaurantes gourmet vivieron una gran temporada. “Ahora hay que ver qué hace el municipio para sostener a esa gente”, plantea el responsable de una de las exclusivas playas del sur de Mar del Plata.

 

El Puerto, una olla a presión

El Puerto es el eje más sensible que tiene Mar del Plata, porque la actualidad del sector es crítica. El trabajo en tierra es cada vez menor. Hace pocos días el cierre de una planta de pescado dejó a 90 obreros en la calle. Y no es un caso aislado. “El panorama es muy complicado. Todas las cámaras del sector creen que se vienen situaciones complejas”, advierten fuentes consultadas por este medio.

Desde el municipio esperan que el gobierno provincial resuelva cuanto antes qué política pretende llevar adelante. “Falta la definición de ellos. Si efectivamente quieren realizar una política integral para todos los puertos de la provincia nos parece perfecto, pero nosotros vamos a defender el puerto de Mar del Plata”, dicen desde el municipio. De todos modos, aclaran que no son cuestiones que necesariamente deben chocar.

Uno de los reclamos del sector es por el tema de las retenciones. El gobierno nacional fijó un tributo del 9%. “Pagan lo mismo los que exportan el pescado congelado y entero que los que lo procesan en tierra. Eso es genera un perjuicio enorme”, plantea un funcionario municipal.

 

Buena parte de las respuestas que la actividad pesquera necesita no salen de la Municipalidad. Sin embargo, Montenegro no quiere repetir el error de Carlos Arroyo, que solía repetir que el municipio no tenía injerencia. “Al final, todas las protestas son en Luro e Yrigoyen”, explica un funcionario de máxima confianza. Más allá de ser conscientes de eso, saben que la situación del puerto para este año será por demás compleja.

El municipio también buscará reactivar su oficina de empleo, desmantelada a su mínima expresión durante la gestión Arroyo. En la ciudad de mayor desempleo del país, la oficina llegó a funcionar en el estacionamiento del José María Minella y tenían que utilizar la Internet de la confitería del estadio porque no tenían conexión. “En su apogeo llegó a tener 70 empleados. Hoy quedan 14”, cuentan desde la secretaría de Producción.

Una de las tareas que están realizando es realizar un estudio sobre la demanda laboral que hay en Mar del Plata y orientar las escuelas de formación profesional a esa demanda. Parece algo básico, pero no se hacía. “Con la falta de trabajo que hay, capaz que una empresa necesitaba un soldador y no había. Eso no puede pasar. Ya estamos trabajando con las cámaras empresariales y los gremios”, detallan.

Además, esperan que en las distintas delegaciones municipales haya representantes de la Oficina de Empleo, para que a la gente se le haga más sencillo llegar a esta herramienta.

Montenegro todavía no cumplió ni tres meses como intendente de General Pueyrredon. Todas estas líneas sirven para plantear cuál es la idea que tiene para torcer un problema histórico que tiene Mar del Plata, como es la falta de empleo. Cuando falten tres meses para que termine su gestión habrá que evaluar si cumplió alguno de estos planes o es otro intendente que fracasa en el intento.

 

Comentarios de usuarios de 0223

Comentarios de usuarios de Facebook