Seguridad

21 de Mayo de 2020 21:03

Investigan a policías por fraguar un allanamiento parar robar marihuana

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Droga secuestrada en mayo del año pasado.

El hecho ocurrió en mayo del año pasado cuando trabajaban en la comisaría duodécima. Se hicieron allanamientos en la dependencia y en casas particulares.

El avance de una investigación a cargo del fiscal de Estupefacientes Leandro Favaro y del Cuerpo de Ayudantía Técnica a la Instrucción (CATI) por el robo de algo más de diez kilos de marihuana por un grupo de policías tras un operativo realizado en mayo del año pasado derivó en la realización de varios allanamientos simultáneos: uno se hizo efectivo en la comisaría duodécima donde trabajaban cuando ocurrieron los hechos.

En la dependencia ubicada en Bolívar y Leguizamón secuestraron el libro de guardia con las novedades de los días 9, 10 y 11 de mayo de 2019 y otra documentación vinculada a los hechos mientras que en las casas de los efectivos involucrados buscaron los celulares que serán peritados en las próximas horas. Otro domicilio allanado fue el del autor de la denuncia original que derivó en el operativo en el que robaron la droga.

Para el fiscal Favaro fueron cinco los efectivos policiales –que siguen en actividad- quienes “trazaron un plan común y utilizaron  distintos medios ilícitos con el objeto de sustraer material estupefaciente” de una vivienda ubicada en Krause al 1900.  La existencia de la droga en el lugar había sido confirmada a partir de la labor de dos de los integrantes del grupo.

El 10 de mayo del año pasado en la comisaría duodécima una persona denunció falsamente el robo de su celular y los efectivos iniciaron una instrucción penal preparatoria en la que insertaron un falso informe constatando la geolocalización en el domicilio de un vendedor de droga.  Esa falsedad permitió que la Justicia de Garantías avalara la realización de un allanamiento en la finca en la que detuvieron a un hombre y secuestraron casi ocho kilos de marihuana.

Según los investigadores no hay dudas que en la vivienda había al menos diez kilos más de marihuana que fueron sustraídos por los policías que contaron con la colaboración del testigo de procedimiento.

A partir de esos datos se implementó una causa por falsa denuncia contra el hombre que dijo haber sufrido el robo de su celular y otra por falsedad ideológica de instrumento público en concurso real en la que están imputados cuatro efectivos y el denunciante como coautores, y otro efectivo y cinco civiles como partícipes necesarios.

Tras la realización de los allanamientos y el secuestro de los celulares de los imputados, el fiscal aguarda la pericia sobre los mismos para el llamado a declaración.

Compartir
Compartí esta nota