Historias de acá

27 de Junio de 2020 14:47

El barrio bosque pionero que afronta serios problemas de mantenimiento

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Construido alrededor de un lago artificial en la década del 40, el Barrio Reserva Forestal Bosque Alegre atraviesa diversos problemas de mantenimiento.

Aromos, Olmos, Pinos, Sauces, Cedros,  Álamos, Robles, Ombúes,Cipreses, Eucaliptos, Nogales, Pinos,Caldenes, Algarrobos y Casuarinas parece un listado botánico, Sin embargo, se trata de la denominación que se le dio a las serpenteantes calles de la Reserva Forestal Barrio Bosque Alegre en la década del 40, según consta en la historia de los barrios de Mar del Plata.

El barrio, creado alrededor de un lago artificial que incluía puentes, vegetación frondosa, cisnes y espacio para pescar y dar un  paseo en bote, se caracterizaba por sus calles circulares de piedra y destacaba por la tranquilidad del vecindario.

“Es un barrio hermoso, siempre lo digo. Es el primero de los barrios forestales”, cuenta a 0223 orgullosa Graciela Rios, titular de la Sociedad de Fomento Bosque Alegre.

El barrio, que en un principio se llamó Cincuentenario, fue considerado como uno de innovacion urbana y fue mutando con el correr del tiempo.

Para mantener el atractivo del lugar, los primeros vecinos llevaron una bomba que mantenía limpia el agua, pero luego de tres décadas dejò de funcionar y nadie la reparó.

El "Lago del Bosque" hacia 1950

Fue así como aquel espejo de agua lleno de peces, patos y cisnes se convirtió en un pantano y desde el puente (del que aún se conserva su estructura) dejaron de verse peces coloridos y en su lugar el barro y los mosquitos ganaron terreno, convirtiéndose en una molestia.

Así, en 1972 los vecinos del lugar decidieron, ante el evidente peligro para la salubridad, rellenarlo y, en el lugar emplazar la “Plaza del Lago” que hoy, además de juegos tradicionales y una ermita, cuenta con un sector apto para realizar actividad física.

Plaza del Lago

Según cuenta Ríos, en la actualidad atraviesa diferentes problemáticas que, por el contexto de aislamiento social se tornan difíciles de resolver.

Entre los problemas más frecuentes que les toca atravesar se encuentran la falta de mantenimiento de las calles que en su mayoría son engranzadas y generan trastornos en la circulación debido a la gran acumulacion de agua, falta de poda para despejar las luminarias del barrio y árboles añejos que presentan peligro de caída

El estado de las calles es uno de los principales reclamos de los vecinos

 “Hicimos los reclamos pero por la cuarentena está todo frenado”, cuenta, mientras agrega que las lluvias registradas en los últimos días “no ayudan a mejorar la situación”, dice.

Sin embargo, pese a estos inconvenientes, la fomentista destaca que el Bosque Alegre “representa una opción para disfrutar de una tarde familiar”.
 

Compartir
Compartí esta nota