Crisis del coronavirus

3 de Junio de 2020 08:10

Otro cierre más: desaparece una de las sucursales de la Fonte D'Oro

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Se trata del local que funcionaba en Buenos Aires y Belgrano. Los responsables de la reconocida cafetería no pudieron afrontar los costos del alquiler del inmueble.

El impacto del aislamiento social, preventivo y obligatorio sigue dando muestras evidentes del duro impacto económico que tiene para la actividad comercial de Mar del Plata: al cierre de un local de McDonald's, se confirmó en las últimas horas la desaparición de una tradicional sucursal de la Fonte D'Oro.

Se trata del local que funcionaba sobre la calle Belgrano y Buenos Aires. La decisión, según explicaron fuentes gremiales a 0223, se motivó por el monto del alquiler que exigía pagar el propietario del inmueble a los responsables de la reconocida cafetería de la ciudad.

Si bien la semana pasada se desarrollaron distintas reuniones para tratar de acercar posturas, ambas partes no llegaron a un acuerdo durante las negociaciones por lo que La Fonte D'Oro tomó la decisión de abandonar las instalaciones.

"Más allá de que no se pudo arreglar lo del alquiler, el empleador se comprometió a reubicar al personal del lugar en el resto de las sucursales", confirmaron las mismas fuentes consultadas, ante la situación.

Un panorama similar se confirmó este lunes el cierre de un local en el paseo Güemes de McDonald's, la emblemática firma multinacional de hamburguesas. Sin embargo, el cierre no se traduce en la pérdida de fuentes de trabajo ya que desde la empresa se garantizó que sus 60 empleados ya fueron reubicados.

"Siempre se están evaluando distintas inversiones y la distribución de sus locales según diferentes perspectivas del negocio con el objetivo de que sus clientes puedan disfrutar de la mejor experiencia en McDonald’s", informó Arcos Dorados Argentina, la firma que explota la cadena en el país, a través de un comunicado oficial.

El comercio marplatense transita un duro momento por el parate económico repentino que supuso la cuarentena dispuesta por la pandemia del coronavirus. Recién la semana pasada pudieron volver al ruedo los comerciantes minoristas después de haber transitado más de 60 días sin facturación alguna.

Desde la Unión del Comercio, la Industria y la Producción (Ucip) revelaron este martes, además, que más de la mitad de los locales de comercios no esenciales, no pudo acceder al Programa de Asistencia de Emergencia a la Producción y el Trabajo (ATP) que había lanzado el Gobierno para garantizar su sostenibilidad.