Realidad barrial

7 de Junio de 2020 17:02

Don Diego, el barrio que no sale en el mapa y no quiere caer en el olvido

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Está ubicado entre los barrios Las Canteras, Lomas de Golf y Santa Celina. Los vecinos denuncian robos a toda hora por la venta de drogas, calamitoso estado de calles y micro basurales.

A tan solo 9 kilómetros del centro de Mar del Plata, se encuentra el barrio Don Diego, donde unas 250 familias deben convivir con hechos de inseguridad a cualquier hora del día, un pésimo estado de sus calles y la formación de microbasurales.

“La venta de drogas es moneda corriente y el barrio se pone muy peligroso, sobretodo por gente que no es de la zona y merodea a toda hora del día. Los patrulleros de la comisaría quinta, que está en Mogotes, donde pertenece nuestra jurisdicción, no se ven. Y todo hace que la gente se meta en sus casas a las 6 de la tarde porque esto se convierte en tierra de nadie”, afirmó en diálogo con 0223, Lucía Carrizo, presidenta de la sociedad de fomento del barrio.

Don Diego está delimitado por la avenida Mario Bravo entre Cacique Chuyantuya (ex 91) lindante con el Cementerio Parque; avenida Centeno (la continuación de Antártida Argentina) y 10 de Febrero (continuación de Talcahuano). El barrio tiene agua corriente desde hace unos 7 años pero no cuenta con cloacas ni gas.

“No aparecemos en el mapa, quizás porque recién por Ordenanza, el 27 de septiembre del 2012, se permitió el nombre del barrio Don Diego, donde se limitó la zona. Y desde marzo del 2015 tenemos personería jurídica como Sociedad de Fomento, aunque no tenemos un espacio físico y eso debe decidirse, creo que en el Concejo Deliberante. Durante los últimos años, con la gestión de Stella Marinier en el gobierno de Arroyo, no se avanzó en nada”, recordó amargamente la fomentista.

Y los reclamos al 147 y otro medio dispuesto por la Comuna, parecen caer en saco roto: “Ahora tenés que salir en los medios para reclamar porque sino, no existimos. El otro día hicimos un pedido por los microbasurales y a las pocas horas vino un camión de Municipio y se llevaron todo. Parece mentira que tengamos que hacer estas movidas para que se acuerden de nosotros”, exclamó la fomentista.

Para Carrizo, la usual venta de drogas, trae aparejado casos de usurpación, que derivó días atrás en un hecho sangriento, con un joven herido “a palazos” en la cabeza.

“Acá la gente que vive es de trabajo. Y cuando vemos caras raras, estamos en alerta. Por ahí ves a tipos drogándose en los baldíos y llamás a la policía y vienen tarde, pero vienen. El problema es que sólo patrullan en las avenidas y al barrio no entran. Las calles están destrozadas y hay mucha oscuridad. Con esta gestión se estaba por hacer algo pero parece que el coronavirus va a tirar todo para atrás. Vamos a tener que seguir remandola como venimos haciendo hace mucho tiempo. Es la lucha de todos los días", lamentó Carrizo

Compartir
Compartí esta nota