Lucas carnero

12 de Julio de 2020 09:31

El joven que atropelló y mató a un policía, pide prisión domiciliaria por el coronavirus

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Lucas Carnero cumple 10 años de prisión tras matar estando borracho, al policía Fabián Mandiola en julio del 2015. Fue tras detectarse un caso positivo en una enfermera que trabaja en la alcaidía de Batán.

Lucas Carnero, el joven que casi hace 5 años durante un control de alcoholemia, atropelló y mató al policía Fabián Mendiola, a través de un video, pidió desde la cárcel, el beneficio de la prisión domiciliaria, tras detectarse un caso de coronavirus en el personal de salud de la alcaídía de Batán.

“Soy Lucas Carnero y hace 5 años en el Día del Amigo, mi vida cambió por completo: conducí borracho y en un operativo de Tránsito atropellé a una persona totalmente inocente. Algo que nunca me voy a perdonar en la vida. Desde ese día me encuentro detenido en la alcaidía penitenciaria de Batán”, señala en el video.

Tras el caso positivo de coronavirus, detectado este viernes en el centro de detención, Carnero, de aproximadamente 26 años,  pidió “a los jueces y autoridades del Servicio Penitenciario a que tomen medidas de prevención para los cientos de trabajadores que vuelven a sus casas día a día, sus familias y obviamente las nuestras, porque somos un gran foco de contagio masivo, poniendo en riesgo a la población en general, porque somos más de 700 personas y colapsaríamos el sistema de salud, porque usaríamos las camas de terapia intensiva”.

“El pedido a los jueces es para que otorguen beneficio del arresto domiciliario, que no signifique que seamos libres, sino que estaríamos dentro de nuestras casas a salvo y si contagiar a nadie” y sean beneficiados además de él, “porque tengo asma”, otros detenidos “que estén próximos a beneficios como salidas transitorias, libertades asistidas o causas menores como hurto. Por favor intervengan.

El 21 de julio de 2015, Lucas Carnero manejaba su VW UP luego de festejar el Día del Amigo, cuando descubrió que en Colón y La Rioja había un control vehicular: intentó esquivarlo cuando le hacían señas para que frene la marcha y atropelló y mató a Fabián Mendiola, un oficial de policía que colaboraba en el operativo.

El 23 de junio del 2017, el tribunal, compuesto por los jueces Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Aldo Carnevale, hizo lugar al planteo del fiscal Pablo Cistoldi y los abogados particulares damnificados y entendió que el accionar de Carnero constituyó el delito de homicidio simple, y no homicidio culposo, es decir sin intención, como planteaba la defensa, lo que le correspondió la pena de 10 años de prisión.

Compartir
Compartí esta nota