Maipú

26 de Julio de 2020 12:36

Dylan, de Olivos al Financial Times: la historia del retrato sanmartiniano que recorre el mundo

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Dylan y el cuadro de Guma, un éxito que se divulgó por varios lugares del planeta.

El artista Lisandro Guma, autor del cuadro que Alberto Fernández tiene en la residencia presidencial, dialogó con 0223 sobre su creación y el éxito que ha tenido la personificación del perro como granadero.

Envuelto en la campaña presidencial del 2019 que iría a cambiar el rumbo político de la Argentina, Alberto Fernández paseaba su perro Dylan por los espacios libres de Puerto Madero. El animal -a quien se le maneja una propia red social con más de 200 mil seguidores-, se volvió un ícono del entonces candidato a la presidencia. 

La figura de Dylan llamó la atención de muchas personas, una de ellas fue Lisandro Guma, un artista oriundo del partido bonaerense de Maipú que se radicó en la ciudad de Buenos Aires, donde tras seis años de carrera en la Universidad Nacional de las Artes obtuvo el título de licenciado en artes visuales.

Guma, de raíces familiares peronistas y actuales 35 años, además de dibujar y pintar, ama a los animales. Su dedicación a los cuadros de mascotas comenzó con una primera creación para su novia.

“A partir de ahí otra persona me pidió que le haga uno. Cuando yo venía haciendo lo de los retratos de los perros, coincidía con la época en que los periodistas aprovechaban a realizar notas con Alberto cuando salía a pasear a Dylan. Me movilizó hacer algo al ver la conexión que tenía él con el animal”, cuenta Lisandro en diálogo con 0223.

Consultado por el tema, Guma no esconde su “afinidad política” con el justicialismo. “Vengo de familia peronista. También eso me movilizó, como para aportar un granito de arena simpático para lo que fue la campaña”, reconoce.

¿Y por qué San Martín?

La elección del prócer para retratar a Dylan no fue ocasional ni mucho menos. Lisandro cuenta sin vueltas que a él le “encanta San Martín”.

“Lo de los granaderos también lo pensé por si se daba el caso de que sea presidente, iba a estar con la guardia, y me pareció una buena analogía, relacionar eso con el arte”.

La creación generó algún rechazo por parte de personas a las que no les gustó que se vinculara un animal con un prócer argentino, pero Lisandro hace foco en resaltar que justamente su intención fue totalmente la contraria.

“Lo hice como un homenaje, lo subieron al Instagram de Dylan y hubo bastantes a los que les molestó, decían que era una falta de respeto al símbolo patrio. Esto está lejísimos de eso. Se hizo con mucho respeto y también en la búsqueda de mostrar a los próceres de otra manera, más simpática. Para muchos la historia a veces puede ser muy aburrida”, deslizó Guma al respecto.

El camino a Olivos

Con el cuadro terminado, Lisando debió comenzar a ver cómo hacerle llegar su creación al líder del Frente de Todos. No tenía ningún contacto, hasta que intervino el senador provincial de Maipú, por la quinta sección electoral, Gervasio Bozzano, presidente del bloque peronista en la Cámara Alta provincial.

“Me contactó y me dijo que se lo lleve al otro día a la oficina que tenía Alberto en la ciudad de Buenos Aires. Cuando fuí él no estaba, había viajado por la campaña. Pero al poco tiempo se contactaron para agradecerme. Le puso un marco y publicó una foto de Dylan con el cuadro al lado” contó Guma.

El resto ya es conocido. Alberto Fernández y el retrato de Dylan se mudaron a Olivos y comenzaron a aparecer con mayor continuidad en los medios.

Fueron varias las notas periodísticas realizadas al presidente en la residencia gubernamental que iban acompañadas con imágenes del ya famoso cuadro. Hasta este sábado 25 de julio, cuando el legendario periódico británico Financial Times, especialista en noticias internacionales de negocios y economía, publicó en su portada al presidente y la creación de Guma.

“Hago otra serie de pinturas, además de las vinculadas con animales. Aunque desde lo de Dylan los encargos que más salen son perros y gatos. La gente me manda la foto y ahí arranca el diseño y la pintura del retrato personalizado” detalla Lisandro sobre su creciente trabajo.

Compartir
Compartí esta nota
Comentarios de usuarios de Facebook