Seguridad

9 de Julio de 2020 15:06

Caen dos jóvenes acusados de participar en violentas entraderas en Mar del Plata y Miramar

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Se trata de dos hombres de 26 y 36 años, que estarían ligados a al menos seis hechos delictivos que se gestaron desde mediados del 2019.

Dos hombres acusados de participar en una banda que se dedicaba a cometer violentas entraderas en Mar del Plata y Miramar fueron capturados este jueves como resultado de los allanamientos que encabezaron agentes de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI).

Los sospechosos, identificados como Franco Sebastián Holguín de 26 años y José Luis Almiron de 36, estarían ligados con al menos seis hechos delictivos que ocurrieron en viviendas de la zona con pocos meses de diferencia desde mediados del 2019.

Si bien la mayoría de los hechos en los que se los involucra tuvieron como epicentro a la vecina localidad, uno de ellos se registró en el sector céntrico de la ciudad, en una casa que está sobre la calle Arenales entre Falucho y Brown, según aseguraron fuentes policiales a 0223.

Los delincuentes armados redujeron bajo amenazas y a punta de pistola a sus propietarios, de 41 y 35 años, y le sustrajeron un televisor, una notebook, dos celulares, documentación, herramientas y prendas de vestir.. Y después de hacerse con los elementos de valor, se dieron a la fuga sin poder ser localizados hasta la fecha.

La investigación es llevada adelante por la titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Miramar, Florencia Salas, que imputó a ambos jóvenes por el delito de "robo agravado en la modalidad de entradera".

En los procedimientos realizados por la DDI, también se avanzó con el secuestro de tres celulares, de vestimenta, un cuchillo y otra documentación. Por estas horas, se analiza la totalidad de las pruebas recolectadas para tratar de avanzar en los demás hechos en los que se investiga la participación de los detenidos.

Por la misma causa, ya habían sido detenidos a fines del año pasado los hermanos Edgardo López Álvarez y Roberto Féliz López Álvares, a quienes también se los acusa de ser parte de la banda dedicada a cometer entraderas. Hasta ahora, la Justicia acredita robos entre entre el 4 de junio y el 13 de octubre del 2019.

Las otras entraderas

Para los investigadores el primero de los hechos cometidos ocurrió el 4 de junio pasado cuando ingresaron en una casa en avenida Del Parque al 1200 de Miramar, redujeron a un hombre de 81 años para robarle dinero, un reloj y un celular.

En el mes de julio la banda volvió a Miramar y cometieron una nueva entradera en una vivienda de la calle El Porvenir al 800. Otra vez actuaron armados, redujeron a un hombre de 36 años y escaparon con un celular y una notebook.

El 22 de septiembre, poco antes de las nueve de la noche, cometieron una entradera en una casa en inmediaciones del kilómetro 572 de la ruta 11. Allí redujeron a un hombre de 46 años, su esposa e hijos y a bordo de la camioneta Ford Ranger de las víctimas –que abandonaron poco después en el camino Independencia- escaparon con 10.500 dólares, 32 mil pesos, una consola de juegos, siete handys, dos celulares, un reloj y chequeras.

Para los investigadores, ocho días más tarde los delincuentes ingresaron en una vivienda rural de la ruta 77, a la altura del kilómetro 8 y redujeron a una pareja y su hija de 13 años. Tras atarlos, escaparon con una pistola Bersa calibre .40, una carabina, tres celulares, prendas de vestir y 30 mil pesos. La banda se llevó la camioneta Ford Ecosport de las víctimas y la abandonaron en la ruta 88, en el denominado camino "Puente Alto".

El pasado 5 de octubre habrían cometido dos hechos en el barrio El Marquesado: uno de ellos fue en la calle 0 entre 1 y 9 y el otro en inmediaciones de las calles 13 y 26 donde redujeron a los moradores de las viviendas y robaron dinero en efectivo, celulares y una notebook.

El último de los hechos imputados se dio el 13 de octubre cuando la banda ingresó a una vivienda en avenida 23 al 4600 de Miramar y redujo al morador y su madre de 83 años. Del lugar, los delincuentes escaparon minutos después con un par de armas de fuego, tres mil dólares, veinte mil pesos, dos celulares, una carabina y un revólver.

Compartir
Compartí esta nota