Crisis del coronavirus

11 de Agosto de 2020 19:28

Un video muestra la dura realidad del sector gastronómico de Mar del Plata

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Fue filmado el viernes pasado y se observan bares y parrillas vacías. Ante la posibilidad de una mala temporada, qué medidas pide el sector para sobrevivir. 

A 20 días de su reapertura, tras estar 4 meses cerrados por la pandemia del coronavirus, los empresarios gastronómicos de Mar del Plata no encuentran consuelo: ahora las cortinas están abiertas pero las mesas siguen sin ocuparse.

El viernes pasado y a través de un video, hicieron una recorrida por los más importantes bares, restaurantes y parrillas de la zona de Güemes. Las imágenes, tomadas alrededor de las 22 (a dos horas del cierre) son elocuentes y resumen en pocos minutos la delicada situación: la mayoría de los locales lucen casi vacíos, a excepción de una reconocida cervecería de la ciudad.

“Los días de semana algunos optaron por cerrar porque prácticamente no se trabaja y los fines de semana, de 200 cubiertos que se trabajaba antes con la capacidad completa, hoy tenés un promedio de 4 a 12 cubiertos. La gente tiene miedo y le falta el dinero. Esto nos hace pensar en que, si no tenemos un subsidio, nos fundimos”, advirtió el empresario gastronómico Hernán Szkrohal.

En diálogo con 0223, Szkrohal explicó que desde el sector piensan que “ya no alcanza la baja de tasas o de créditos” y consideran que “la única solución sería un subsidio por parte de la nación, provincia o municipio”, aunque dudó que esto ocurra “porque el Estado parece estar quebrado”.

En relación a la temporada, el empresario se mostró preocupado por la “incertidumbre de no saber si permitirán el ingreso de turistas en verano, del Amba o de otras ciudades” y remarcó que la temporada “era la esperanza de poder empezar a recuperarnos”, lamentó.

“Los locales están al 100% operativos y genera costos fijos. Los que decidimos continuar nos estamos endeudando. Y al ver que no levanta, nos genera una situación de frustración e impotencia muy grande. Si no hay subsidios, nos vamos a fundir“, concluyó.

Compartir
Compartí esta nota