Muerte en barrio pampa

29 de Agosto de 2020 21:49

“El homicidio de Milagros quedó a un paso de la impunidad”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Familiares de la adolescente asesinada en el barrio Pampa se mostraron doloridos y preocupados por la liberación del único imputado que tiene la causa.

Veinticuatro horas después de que la Justicia de Garantías dispusiera la libertad de Leonel Balasteguín en la investigación por el homicidio de Milagros Tornari, familiares de la adolescente dieron a conocer una carta en la que señalan su temor porque el hecho quede impune.

“Desde un primer momento hemos confiado en la Justicia. Así, entendemos que el único camino para hacer justicia es a través de las instituciones del Estado. Por eso, colaboramos activa y permanentemente con la Fiscal del caso. Hemos recorrido las calles, golpeando puerta por puerta en búsqueda de testigos que hayan visto lo sucedido pero que a su vez, se animaran a hablar. Todo eso, mientras como familia hacemos el duelo de no tener más (físicamente) a Milagros entre nosotros. Dentro de esta confianza que tenemos en la Justicia, hemos hecho un gran esfuerzo y nos presentamos en el expediente con un abogado particular”, indicaron.

En una carta indicaron que pudieron leer la totalidad de la causa y que a su entender hay varios indicios que les hace sospechar que quien disparó el arma que mató a la adolescente fue Balasteguín. “Los testigos lo han situado en el lugar del hecho, lo han señalado como el autor de los disparos y hasta dijeron que fue el único que se había acercado tanto como para terminar con su vida. La propia Fiscal ha dicho que se tiene acreditado que Balasteguìn estuvo en el lugar, empuñó un arma y disparó”, dijeron.

“Pero si existen dudas sobre qué arma fue la que disparó, debemos salir a buscar más elementos que nos permitan alcanzar una certeza en las afirmaciones. Pero estas pruebas que siguen allá afuera (y que aún no las hemos podido hallar) hoy corren peligro de desaparecer. Con Balasteguín en libertad, el miedo en los testigos crece y si ya antes de que se lo excarcele se tenía temor de declarar en su contra, ahora este es mayor. Los testigos son vecinos de la familia y allegados del imputado, por lo que resulta lógico su miedo. Por otro lado, si aún quedara alguien que sepa lo que ocurrió y no se animaba a declarar por miedo, seguramente ahora se haya decidido por no hacerlo”, agregaron.

En otro tramo de la carta recordaron que en los allanamientos realizados en los dos domicilios relacionados a Balasteguín, no se encontró ninguna. “Es razonable pensar que se la haya descartado. Entonces, ¿qué impediría que oculte alguna otra prueba que aún no hemos hallado?”, se preguntaron.

“Asimismo, en uno de los allanamientos se encontró una munición calibre 38. Y en los últimos días, hemos presentado ante la Fiscalía una conversación entre la hermana del imputado y la hermana de Milagros, en la que la primera reconoce que él tenía un arma calibre 38. ¿No son estos indicios que nos permiten sospechar de la autoría de Balasteguin?”, agregaron.

“Si bien sabemos que esta no es una etapa del proceso en la que se condene a alguien, sí sabemos que es una en la que se sospecha. Y que ella se debe ir transformando en certeza para posteriormente conseguir una condena. Que justamente la etapa de investigación se trata de eso, de hacernos de elementos que nos permitan alcanzar la certeza en un debate oral, pero para eso necesitábamos que la prueba no esté en peligro. Ahora, lo está”, sostuvieron.

Por último sostuvieron que la prueba que permitiría conseguir una condena está en peligro, que la Fiscalía no tiene otro sospechoso y que los testigos y familiares tienen miedo. “En síntesis, la búsqueda de justicia ha recibido un golpe de knock-out. el asesinato de mili quedó a un paso de la impunidad”, concluyeron. 

Compartir
Compartí esta nota