Muerte en barrio pampa

3 de Agosto de 2020 14:26

Un crimen y distintas versiones: qué pasa en el barrio Pampa

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

El complejo habitacional ubicado en Fortunato de la Plaza fue escenario del crimen de Milagros Tornari, quien murió tras recibir un disparo en pecho. Intentos de usurpaciones, conflictos de vieja data o por venta de droga, son algunas de las versiones sobre lo que originó el trágico desenlace.

A 36 horas del brutal asesinato de Milagros Tornari, una joven de 15 años embarazada, ocurrido en el barrio Pampa, las versiones sobre lo que sucedió la trágica madrugada del domingo son múltiples pero nadie quiere hablar. O al menos, que su nombre aparezca en algún lado. El miedo es generalizado y nadie quiere correr riesgos.

El barrio Pampa es, en realidad, un complejo habitacional de cinco torres con doce departamentos cada una, ubicadas en el extremo oeste del barrio Fortunato de la Plaza. Se erige sobre la calle Bouchard al 7600, justo en la esquina de Rateriy, a metros de Villa Evita y de la fábrica de jabones Materia Hermanos; y a dos cuadras del asentamiento de Santa Rita. 

Imagen aérea del barrio Pampa. Foto: Google Maps

En ese escenario, el domingo, minutos antes de las tres de la madrugada, Milagros recibió un único tiro en el pecho que le provocó la muerte. Si bien su novio y un amigo la llevaron de urgencia a bordo de una moto al Hospital Interzonal, nada se pudo hacer para salvarle la vida. La policía detuvo poco después a Leandro Balastegui, acusado de ser el autor del disparo. La autopsia al cuerpo confirmó lo que su familia había advertido apenas se supo del ataque: la víctima fatal transitaba un embarazo de pocas semanas. “Estaba re contenta”, aseguran sus allegados, quienes también coinciden en que era “una buena piba”. La familia de Milagros recibió el cuerpo esta mañana y lo veló hasta el mediodía en la cochería de Jacinto Peralta Ramos y Ayolas. Después, fue trasladado al cementerio Parque. 

Milagros era la segunda de seis hermanos, iba a la secundaria y vivía con su novio a pocas cuadras de donde tuvo lugar su trágico final. Estaba ahí de casualidad: había ido a cenar a la casa de su cuñado, una vivienda ubicada sobre las vías del ferrocarril.

Si bien desde un primer momento las fuentes judiciales indicaron que se trató de un enfrentamiento entre bandas, los vecinos del complejo habitacional aseguran que hubo un intento de toma de uno de los edificios que fue repelido con armas de fuego por los propietarios de las viviendas, entre ellos, Balastegui, quien ahora está imputado por homicidio agravado y fue alojado en la Unidad Penal Nº 44 de Batán. De hecho, un grupo de personas logró ingresar al departamento de Balasteguí y provocó un pequeño incendio para vengar el crimen de Milagros. Por temor a las represalias, tanto su familia como otros vecinos del mismo edificio abandonaron sus casas. En tanto, el hombre de 28 años, único acusado del homicidio, este lunes se negó a declarar ante la fiscal Andrea Gómez.

Milagros Tornari murió poco después de recibir un disparo de arma calibre .38 en el pecho. Foto: Facebook.

Otras versiones hablan, efectivamente, de la rivalidad entre grupos antagónicos dedicados a la venta de droga. “Los punteros de Santa Rita entraron a Fortunato de la Plaza y ahí se desató todo”, resumen otros vecinos consultados por 0223. Si bien -dicen- se escuchan tiroteos casi todas las noches, la tensión en las inmediaciones de Bouchard y Rateriy se acrecentó en las últimas horas, por lo que ahora hay presencia policial permanente en el lugar. 

Para Matías Mendez, presidente de la sociedad de fomento de Fortunato de Plaza, el asesinato de Milagros no es más que la punta del iceberg de una situación de violencia extrema que se incrementó en el último tiempo y que coincide con el retiro de las fuerzas federales de seguridad de la zona. Desde entonces, los tiroteos y robos se convirtieron en algo habitual en el barrio. A eso se suma que la gente no denuncia los hechos y, en algunos casos, los resuelven por su propia cuenta. “En la periferia no se puede caminar y la comisaría decimosexta no da abasto para cubrir los cinco barrios que tiene en su jurisdicción”, sostuvo el vecinalista. Incluso, este lunes a la tarde los vecinos de Fortunato de la Plaza, Bosque Grande, Santa Rita, Don Emilio, El Martillo se concentrarán en Vértiz y Polonia para reclamar seguridad.

Compartir
Compartí esta nota