Muerte en barrio pampa

3 de Agosto de 2020 16:40

Pedido de justicia y desconsuelo por el crimen de Milagros Tornari: "Tenía una vida por delante"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Los vecinos de la zona se congregaron para reclamar por el asesinato de la joven que cursaba un embarazo. "Salió a comprar y se comió una bala que no era para ella", manifestaron.

Familiares, amigos y vecinos de Milagros Tornari, la adolescente de 15 años que murió de un disparo en el pecho en el barrio Pampa de Mar del Plata el domingo por la madrugada, se manifestaron este lunes por la tarde para reclamar justicia.

"Quiero que se haga justicia. Esto no era así para ella. Pasó y le pegaron un tiro", contó Soledad, madre de la adolescente cuyo desceso se constató en el Hospital Interzonal General de Agudos (Higa). La mujer confió que su hija había salido a hacer unas compras al momento en el que recibió el disparo de un arma calibre .38 en la zona del pericardio.

Salomé, tía de la adolescente acribillada, lamentó el trágico desenlace que terminó con la vida de su sobrina. "Salió a comprar y se comió una bala que no era para ella. Estaba embarazada, tenía toda una vida por delante. Queremos justicia", reclamó en diálogo con 0223. 

Los familiares de la chica de 17 años confesaron que "todos los días pasa cualquiera y tira tiros porque sí" en las calles del barrio Pampa. "Acá todos los días se vive horrible, tenemos que escondernos", confesó Salomé.

Envuelta en llanto y desconsuelo, Soledad denunció que los efectivos policiales abandonaron a su hija y no la quisieron cargar en un patrullero para trasladarla al Higa. "La dejaron tirada como a un perro", recriminó, a la vez que acusó a la Policía de liberar la zona.

El barrio Pampa es, en realidad, un complejo habitacional de cinco torres con doce departamentos cada una, ubicadas en el extremo oeste del barrio Fortunato de la Plaza. Se erige sobre la calle Bouchard al 7600, justo en la esquina de Rateriy, a metros de Villa Evita y de la fábrica de jabones Materia Hermanos; y a dos cuadras del asentamiento de Santa Rita.

Si bien desde un primer momento las fuentes judiciales indicaron que se trató de un enfrentamiento entre bandas, los vecinos del complejo habitacional aseguran que hubo un intento de toma de uno de los edificios que fue repelido con armas de fuego por los propietarios de las viviendas.

Este lunes, Leandro Balastegui, el joven de 28 años acusado de matar de un disparo a una adolescente se negó a declarar ante la fiscal Andrea Gómez y seguirá alojado en la alcaidía penitenciaria de Batán mientras avanza la investigación.

Compartir
Compartí esta nota