Crisis del coronavirus

14 de Septiembre de 2020 17:43

Ferreteros piden no cerrar en el Día del Empleado de Comercio: "Tendríamos que festejar que podemos trabajar"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Desde Cafamar aseguraron que no hubo cierres masivos en el sector. Foto: 0223.

Desde la cámara que nuclea a más de 300 empresas no comparten la decisión de no trabajar el próximo 28 de septiembre por la delicada situación económica que atraviesa cada comercio.

 

 

Desde la Cámara de Ferreteros y Afines de Mar del Plata y Zona (Cafamar) cuestionaron la jornada de receso que impulsa el Sindicato de Empleados de Comercio (SEC) para bajar las persianas de los locales por la celebración del Día del Empleado de Comercio en medio de la coyuntura económica que se acusa por la pandemia de coronavirus.

Gustavo Ares, titular de Cafamar, aseguró que el comercio "tendría que celebrar poder trabajar". "Una cosa es que se festeje el día, pero otra es querer cerrar. Estamos en un momento en el que cada uno tiene que poner su granito de arena para salir adelante", sostuvo en diálogo con 0223 Radio. La jornada se celebra habitualmente cada 26 de septiembre, pero este año se festejará el lunes 28.

Ares fundamentó su postura en base a la cantidad de cierres de comercios que se dieron en Mar del Plata por la crisis económica que desató la pandemia de coronavirus. "Uno ve por redes sociales que algunos liquidan mobiliarios o mercadería. Muchos agotaron su capacidad de seguir trabajando. Pretender que no se trabaje no lo compartimos", añadió.

A pesar del panorama que acusa, el titular de la cámara ferretera que nuclea a 300 empresas aseguró que en el sector "no hubo despidos ni cierres masivos, ni tampoco casos de coronavirus en los mostradores" e indicó que aquellas que bajaron sus persianas fue porque "ya venían mal".

A este contexto, comentó Ares, se suman problemas de abastecimiento y la suba de precios de algunos artículos. "Los sueldos quedaron un poco atrasados para los que tienen la suerte de mantener sus trabajos y hoy los ingresos se destinan a la alimentación y cosas básicas", señaló.

El titular de Cafamar explicó que al inicio de la cuarentena las personas se volcaron a pintar sus hogares y hacer arreglos, pero con el correr del tiempo esta tendencia disminuyó por la falta o recortes de ingresos. "Los bolsillos están flacos", resumió al finalizar.