Mar del plata

28 de Septiembre de 2020 15:30

Conmoción por el crimen del joven asesinado que vivía en el extranjero: "Esperaba una mejora del país"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Matías Romero era vecino de Lucas Maniglia en el barrio Las Canteras. Foto: 0223.

Matías Romero, el joven que minutos antes fue asaltado por los delincuentes, relató la secuencia del crimen. "Era una muy buena persona", recordó.

El robo que sufrió Matías Romero en el barrio Las Canteras fue el inicio del crimen que terminó con la vida de Lucas Maniglia, el hombre de 48 años que vivía en Italia y murió de un disparo en el abdomen el domingo por la madrugada.

"Los argentinos estamos vinculados al miedo, por lo que está pasando. Lucas desde que llegó empezó a ayudar a todo el barrio. A limpiar la basura que no era de él, a acomodar todo. Siempre estaba y daba consejos", inició su relato Romero, el joven de 23 años que minutos antes fue asaltado y atacado a golpes por los cinco delincuentes que asesinaron a Miriglia.

El joven rememoró que su compañero "salía cada vez que pasaba algo", sin importarle la hora. "Él esperaba una mejora para el país. Estaba siempre al tanto de todo, era muy buena persona", valoró conmocionado.

La víctima que fue asaltada salió de su vivienda para ir a buscar a su pareja que se encontraba cenando con su familia cuando se topó con los delincuentes a bordo de un vehículo. "Eran las 23.30, se había cortado la luz en todo el barrio. Estacionó un auto en la puerta de mi casa y yo estaba esperando a ver si era un conocido o un familiar", contó.

Cuando se acercaron alcanzó a visibilizar a dos o tres personas que le abrieron las puertas de su rodado y comenzaron a golpearlo y a asfixiarlo. "Me agarraron del cuello y me pidieron las llaves. Yo me resistí hasta que las solté porque en un momento casi me desmayo", explicó en diálogo con 0223.

Acto seguido, los delincuentes lo arrastraron, lo molieron a golpes y le pidieron la contraseña de la alarma de la casa. "Yo les dije una incorrecta para que algún vecino me pudiera salvar, pero se llevaron todo lo que pudieron porque nadie logró socorrerme", lamentó.

Cuando los delincuentes - que actuaron con barbijo, encapuchados y con guantes de moto - se disponían a retirarse del lugar con dinero, objetos de valor, ropa y otras pertenencias, Romero escuchó un disparo.

"Salí a buscar al vecino y cuando abrí la tranquera vi una luz en el piso: estaba Lucas con un disparo en el abdomen", precisó. Le habían disparado desde la puerta de su casa, a cinco o seis metros de distancia.

Compartir
Compartí esta nota