Judiciales

6 de Septiembre de 2020 08:30

Robó durante la cuarentena, dejó sus huellas en una botella y lo condenaron por robo calamitoso

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Lugar de la detención y secuestro del botín. (Foto:archivo 0223).

Se resolvió tras un acuerdo de juicio abreviado. Se tomó en cuenta el criterio de la fiscalía de agravar las calificaciones por hechos cometidos durante el aislamiento obligatorio.

Un hombre de 38 años que a fines de abril se metió en una casa del barrio San José tras forzar uno de los accesos y robó varias pertenencias de su interior fue condenado a tres años y cuatro meses de prisión tras la validación de un acuerdo de juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal 2. Damián Eduardo Mangone seguirá alojado en la Unidad Penal 15 de Batán.

En el acuerdo alcanzado presentado por el fiscal Mariano Moyano y la defensa del imputado –que también fue declarado reincidente- se marcó además del agravante de la efracción, las facilidades provenientes del estado de pandemia decretado y la situación de mayor vulnerabilidad en la protección de los bienes imperantes en toda la comunidad por regir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Entre el 26 y 27 de abril pasado, “Condorito” Mangone llegó hasta una casa en Almafuerte casi Jujuy, rompió la puerta de entrada a la altura de la cerradura y luego de revisar toda la casa aprovechando la ausencia de su moradora, escapó con distintos objetos. Producto de la apertura de la vivienda, los dos perros de la víctima –un caniche Toy y un Yorkshire- se escaparon y fueron hallados al día siguiente a unas veinte cuadras del lugar.

El robo quedó al descubierto la mañana del día 27 y la dueña de casa confirmó el faltante de una aspirador, un radiograbador, un carro con ruedas para hacer los mandados con tela animal print, tenedores cuchillos y cucharas marca Gamuza, una cuchilla, prendas de vestir, herramientas, una bolsa de alimentos para perros y una horma de muzzarella.

Pásame la botella

Tras las primeras actuaciones que hizo personal de la comisaría segunda una vez informado el robo, el fiscal Moyano dispuso una serie de medidas que incluyó el levantamiento de rastros en la vivienda. La tarea de personal de Policía Científica permitió el levantamiento de rastros que fueron analizados y permitió encarrilar la investigación de un robo que no tenía testigos presenciales ni imágenes de cámaras de seguridad.

Tras identificar un rastro papilar dactilar que quedó en una botella de vino Moscatto Crotta, confirmaron a través del sistema AFIS que el mismo correspondía al dígito medio de la mano izquierda de Mangone, quien registraba antecedentes penales. A raíz de la evidencia y de la confirmación de la víctima que esa persona nunca había ingresado a su casa y que no tenía relación alguna con la familia, se hizo una investigación para dar con su paradero.

Fiscal Mariano Moyano. (Foto: archivo 0223).

Luego de hallarlo en una pensión en inmediaciones de las calles Avellaneda y Francia, la Justicia de Garantías avaló la realización de un allanamiento que se hizo efectivo el 14 de mayo pasado. En el monoambiente sin cocina ni baño aprehendieron a “Condorito” y secuestraron la gran mayoría de los bienes sustraídos.

En la sentencia a la que tuvo acceso 0223 se descartaron cuestiones eximentes de la responsabilidad penal, atenuantes y agravantes, por lo que se condenó a Damián Eduardo Mangone como autor penalmente responsable del delito de Robo doblemente agravado por su comisión con efracción y por su carácter calamitoso.

Tras imponer la pena pactada de tres años y cuatro meses de prisión que seguirá cumpliendo en la Unidad Penal 15 de Batán, se lo declaró reincidente a partir de una condena que le impuso el TOC 1 en julio de 2017.

Compartir
Compartí esta nota