Huellitas

23 de Febrero de 2021 12:16

Tres perros que se cruzaron en la vida de Cristina y ahora buscan un hogar

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Coral, Pampa y Bono son tres perros con cruza de galgo que se recuperaron en un hogar de tránsito y ahora esperan el cariño de una familia.

Cristina es una mujer que hace años dedica su tiempo y esfuerzo a ayudar a los animales que se encuentran en completo estado de abandono. Abre las puertas de su hogar para transitarlos y realizarles el posoperatorio de castraciones u otras operaciones que requieran. Como todos los tránsitos es un lugar provisorio, de paso, y en este caso, muy demandado por la gran cantidad de animales en la calle.

Hace un tiempo llegaron a lo de Cristina estos tres muchachitos: Coral, Pampa y Bono. Tres casi galgos, tres callejeritos que ya no daban más con tanto abandono. Pampa y Bono llegaron flacos, arruinados, con miedo. Atacados por otros perros, cansados, con hambre y la mirada vacía. Coral apareció solita, en celo. Tan asustada que se quedaba dura del miedo cuando alguien se le acercaba. 

 

Los tres pudieron reponerse. Fueron castrados, desparasitados y alimentados.  Recibieron por primera vez el calor de una caricia de una mano amiga. Se encontraron con otro grupito de transitados que los recibieron a puro lengüetazo. Y ahí el brillo les volvió a la mirada. El calvario habia terminado, ¿no? Al menos por un rato sí. Pero los tránsitos no pueden ser eternos y ellos tres ya están más que listos para partir a un hogar. 

Lamentablemente, a pesar de publicarlos todo el tiempo, nadie los mira. Nadie pregunta por ellos. Los galgos sufren y mucho, suelen ser explotados de distintas formas. ¿El resultado? Un cuerpo maltrecho y un alma rota.

 

Coral, Bono y Pampa ya conocieron todo lo malo de este mundo. Nos gustaría creer que este es el momento donde la rueda del destino gira y les toca vivir como se merecen. Si querés hacer parte de tu vida a alguno de ellos escribinos.  

Date la oportunidad de poner un galgo en tu vida.

Compartir
Compartí esta nota