Columna de miércoles

24 de Febrero de 2021 22:01

Elecciones: prohibido hablar, pero no pensar en ellas

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Sívori y Muro coincidieron en una actividad este viernes. ¿Coincidirán también en las listas?

El año de la pandemia arrasó con cualquier tipo de lógica. Pero, en cualquier otro año impar, a esta altura, las elecciones estarían copando la agenda informativa. Este 2021, sin embargo, los dirigentes de las distintas fuerzas evitan tocar el tema: con una pandemia que todavía tiene en jaque al país y en medio de una convulsión política por el vacunatorio VIP, todos coinciden en que no es momento de hablar. Obviamente, por lo bajo, tienen en la mira puesta los comicios de medio término.

La primera definición que parece estar casi confirmada es la vigencia de la ley que sancionó la gestión de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires y estableció un límite a las reelecciones. Muchos especulaban con un pronunciamiento de la Suprema Corte de Justicia para darle una reinterpretación a la norma y que aquellos que fueron reelectos en los distintos cargos en 2017 tuvieran una oportunidad más. Sin embargo, hasta ahora, no hubo avances al respecto y operadores de distintos espacios creen que los plazos están muy avanzados para cambiar las reglas de juego.

Con ese marco, el panorama permite arrojar algunas definiciones y dejaría fuera de las listas de concejales a algunos dirigentes de peso, como la presidenta del bloque radical, Vilma Baragiola; su par del Frente de Todos, Marcos Gutiérrez, y su compañero de bancada Daniel Rodríguez.

Esto claramente obliga a las dos principales fuerzas a buscar alternativas entre sus dirigentes. Y aunque falta mucho tiempo y aún restan definiciones importantes, las especulaciones en el mundillo de la política ya tienen sus apuestas.

En el oficialsmo todas las miradas están puestas en el secretario de Desarrollo Productivo, Fernando Muro, quien asumió protagonismo a partir de las gestiones realizadas en la elaboración de protocolos para la reapertura de las actividades. Y en las últimas semanas comenzó a elevar su perfil en redes sociales. Es un dirigente de confianza del intendente Guillermo Montenegro y en estos meses generó vínculos con los sectores comerciales y empresariales de Mar del Plata.

 

Un punto que puede jugarle en contra es que durante su gestión al frente de la cartera productiva Mar del Plata alcanzó su pico histórico de desocupación: 26%.

La lista se completaría con los sectores aliados que le permitieron a Montenegro llegar al poder: el radicalismo –reclamaría al menos dos lugares entrables-, la Coalición Cívica y Crear.

“Todavía faltan muchas definiciones para empezar a hablar de nombres”, anticipó un hombre cercano al jefe comunal. Y más allá de las disputas que se dan en las altas esferas del PRO, una de las cuestiones que sigue de cerca el equipo político del intendente es la interna radical, con un peso importante para el futuro de Juntos por el Cambio, y al mismo tiempo con un  valor fundamental para Mar del Plata.

Montenegro tiene una alianza política con el diputado provincial Maximiliano Abad, uno de los aspirantes a conducir el radicalismo en la provincia de Buenos Aires. Un triunfo en la interna frente al intendente de San Isidro Gustavo Posse le significaría al legislador provincial un mejor posicionamiento en el espacio del que tiene actualmente, algo que también haría valer en el ámbito local.

En el Frente de Todos a lo largo del último año se consolidó el liderazgo de la directora Ejecutiva de Anses, Fernanda Raverta, que durante enero intensificó su presencia en Mar del Plata, el pago chico. Con la casi certeza de que Rodríguez y Gutiérrez no podrán renovar sus bancas, la posibilidad de que una mujer de extrema confianza de Raverta encabece la lista de concejales crece día a día: Virginia Sívori.

La economista elevó su perfil durante el debate por el presupuesto 2021. Además de ser la encargada de coordinar las reuniones de comisión, asumió el rol de ser la principal vocera de la oposición para marcar las inconsistencias del proyecto del Ejecutivo.

Además, en los últimos meses profundizó sus lazos con sectores empresariales y productivos a partir de ser el enlace con funcionarios provinciales y nacionales para gestionar soluciones. “Tiene el perfil que necesitamos para acercarnos a un sector de la población que muchas veces nos miró con desconfianza”, reconocen.

 

Ese mismo efecto es el que buscan lograr con la gestión de Gabriel Felizia en el Consorcio Portuario de Mar del Plata, un lugar en el que además pueden exhibir logros de gestión, como el dragado del Puerto o la remoción de buques abandonados.

Raverta también deberá contentar a distintos sectores que componen el Frente de Todos en Mar del Plata, por lo que el resto de la lista también se armará a partir de los acuerdos electorales dentro del espacio.

Todo indica que será, nuevamente, una elección polarizada. En ese contexto, Acción Marplatense volvería a apostar a su boleta vecinal con el objetivo de alcanzar el piso de votos que le permita incrementar su representación en el Concejo Deliberante. Y para lograrlo el exintendente Gustavo Pulti sería quien encabece la lista de concejales.    

La pandemia, sumado a los vaivenes de la política y la economía, hacen que todas estas conjeturas se den por lo bajo. Sin embargo, el tiempo pasa y los referentes de cada espacio saben que, aunque inconveniente, no pueden dejar de lado la contienda electoral.

Compartir
Compartí esta nota