Violencia de género

28 de Febrero de 2021 20:00

La violencia machista se cobró 47 vidas en los primeros dos meses del año

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Del total de casos, seis estuvieron vinculados a niños, dos por interposición en el hecho, y dos vinculado a niñas. Foto: 0223.

Las estadísticas dan cuenta que una personas es asesinada en Argentina por motivos de género cada 30 horas. Tres de cada diez víctimas ya habían denunciado al agresor.

La organización feminista Movimiento de Mujeres de la Matria Latinoaméricana (Mumalá) publicaron este domingo su estadística sobre femicidios, que arroja un número alarmante: 47 mujeres fueron asesinadas por motivos de género en los dos primeros meses del año, es decir, una cada 30 horas.

De acuerdo a los datos dados a conocer desde la organiaciòn, en los primeros 59 días del año se cometieron 47 femicidios, femicidios vinculados y trans-travesticidios.

Del total de los casos, 39 fueron femicidios directos, es decir, perpetrados por varones por razones asociadas al género; seis vinculados a niños, dos por interposición en el hecho, y dos vinculado a niñas.

Por su parte, se registraron 64 intentos de femicidios y tres femicidas se suicidaron luego cometer el asesinato.

En total se produjeron 69 muertes violentas de mujeres, travestis y trans. Según el informe, nueve de estas muertes están vinculadas a delitos como narcotráfico, venganzas o deudas, entre otras, y 10 están en pleno proceso de investigación.

De acuerdo a los datos, el 17 % de los femicidios fue perpetrado por integrantes de las fuerzas de seguridad, es decir, que aumentó un 5% respecto a lo registrado en el mes de enero.

Por otra parte, el 29% de las víctimas había denunciado a su agresor y el 19% tenía orden de restricción de contacto o perimetral y sólo el 4% disponía botón antipánico.

En base a los datos aportados por la organización Mumalá, el 94 % de los femicidas eran conocidos por las víctimas (64 % parejas y ex parejas) y el 70% de los femicidios se realizaron en la vivienda de la víctima o vivienda compartida.