24 de marzo

24 de Marzo de 2021 19:00

A 45 años del golpe de Estado, Mar del Plata plantó memoria por la Verdad y Justicia

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Los organismos de derechos humanos convocaron a la campaña "Plantamos Memoria". Foto: 0223.

Los organismos de derechos humanos llevaron adelante una jornada en el Faro de la Memoria para conmemorar el Día de la Memoria. Hubo críticas a los casos del fiscal Fabián Fernández Garello y el juez Pedro Hooft.

Por segundo año consecutivo, los organismos de derechos humanos de Mar del Plata no salieron a marchar a las calles y en el marco de la consigna "Plantamos Memoria" por el 45º aniversario del último golpe cívico militar y eclesiástico se llevó a cabo un acto central en el Faro de la Memoria, donde se leyó un documento y reivindicaron la democracia.

La siembra de árboles en distintos puntos de la ciudad se replicó para rendir homenaje a las 30 mil personas desaparecidas por el terrorismo de Estado ante la imposibilidad de salir a marchar por los riesgos sanitarios que conlleva en medio de la pandemia de coronavirus

Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo de Mar del Plata plantaron un Jacarandá, un Palo Borracho y un Ceibo en el "Bosquecito de la Memoria", mientras de fondo se leían los apellidos de los desaparecidos marplatenses en la última dictadura. Acompañadas de familiares de la tragedia del buque Repunte e integrantes del Centro de Excombatientes de Malvinas, más distintos organismos, se vivió una emotiva tarde en el Faro de la Memoria, predio donde funcionó en exEscuela de Suboficiales de Infantería de Marina y fue uno de los centros clandestinos de la ciudad. Desde 2014, ese espacio fue entregado por el Ministerio de Defensa a la Secretaría de Derechos Humanos para convertirlo en un lugar de conmemoración. 

Antes de la lectura del documento, la cantautora marplatense Marita Moyano le cantó a las Madres y Abuelas.  

"Las concentraciones masivas y reuniones multitudinarias son espacios donde se podría poner en peligro la vida de muches , por esto nos vemos obligades, por segunda vez consecutiva a no marchar, convencides que el acto de solidaridad más grande hoy es cuidar al otre", destacaron.

En el Faro de la Memoria, el mismo espacio que funcionó como centro clandestino de detención y hoy es un centro de vacunación, se realizó la lectura del documento consensuado entre los distintos organismos de derechos humanos de todo el país en el que plantaron memoria "para que prevalezcan la Verdad y la Justicia".

Encabezados por la filial local de Abuelas de Plaza de Mayo, los organismos reivindicaron su compromiso en la "búsqueda incansable de las más de trescientas identidades apropiadas, así como de los cuerpos de las y los compañeros detenidxs-desaparecidxs".

"El terrorismo de estado se caracterizó por ejercer la violencia política en todos los órdenes y diseminar acciones de terror sobre todo el cuerpo social, rompiendo los lazos sociales y la organización popular, imponiéndose con miles de detenidos desaparecidxs, presxs políticxs, exiliadxs y perseguidxs, instalando el terror y el miedo por décadas utilizando los Centros Clandestinos de detención como dispositivo disciplinador, donde el secuestro, la tortura, desaparición y muerte, fueron las acciones centrales del plan sistemático. Gracias al testimonio de lxs sobrevivientes, se pudieron identificar más de ochocientos centros clandestinos de detención a lo largo y ancho de nuestra Argentina", indicaron.

A 45 años del último golpe de Estado, denunciaron que "muchos criminales de lesa humanidad caminan por las calles, o están en sus casas con el beneficio de la prisión domiciliaria o la libertad condicional, siendo los responsables de una dictadura genocida que masacró a una generación y causó consecuencias que todavía perduran". "Son culpables de un plan sistemático de exterminio desplegado en todo el país y la región a partir de lo que fue el accionar represivo del Plan Cóndor", recriminaron.

En el documento también acusaron una "demora deliberada en los procesos judiciales; la falta de constitución de tribunales para juicios de lesa humanidad, por lo que muchos sobrevivientes de los campos de concentración y de las cárceles fallecen o no se encuentran en condiciones para aportar sus valiosos testimonios".

En este marco, expresaron su rechazo a la no destitución del juez Pedro Hooft y la resolución del caso del fiscal Fabián Fernández Garello, ambos acusados por complicidad y delitos de lesa humanidad. "Representan un hito escandaloso y una vergüenza para la sociedad y para la Justicia en particular", apuntaron.

Por último, pidieron justicia por los hundimientos del submarino ARA San Juan y de los buques Repunte y Rigel, por los que exigieron respuestas a las escuchas que sufrieron los familiares de las víctimas por las tareas de inteligencia desarrolladas ilegalmente.