Transporte

11 de Abril de 2021 18:05

Crisis en el transporte de larga distancia: la actividad se desplomó un 75% la última temporada

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La postal de la terminal vacía se repitió en varias ocasiones durante el verano. Foto: 0223.

A diferencia de otros destinos, la caída se sintió menos en Mar del Plata y el resto de la Costa Atlántica. Tres cuartas partes del personal del sector permanece inactivo por la poca demanda.

Las empresas de transporte de larga distancia atraviesan una crisis inédita como consecuencia de la pandemia de coronavirus. En 2020 el servicio se mantuvo paralizado casi nueve meses, hasta que finalmente se reactivó en diciembre. Pero la recuperación nunca llegó: la demanda de viajes se desplomó un promedio del 75% en todo el país durante la temporada de verano, signada por múltiples protocolos.

Los micros de larga distancia conectan regularmente 1.600 destinos en toda la Argentina. Pero producto de las restricciones por el avance de la pandemia, el servicio se vio considerablemente reducido y experimentó caídas de entre el 65% y el 90% dependiendo del corredor, lo que significó una baja del 75% promedio en todo el territorio. Incluso, al día de hoy, los servicios regulares de larga distancia internacional permanecen paralizados.

"La situación es realmente compleja. El nivel de demanda fue mucho menor de lo esperado. La Costa Atlántica tracciona un poco más y se sintió menos, pero la caída fue muy fuerte. La recuperación de pasajeros no se dio en los niveles que esperábamos", reconoció Gustavo Gaona, vocero de la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi), quien confirmó a 0223 que la tendencia también se mantuvo durante el fin de semana largo de Pascuas.

Las empresas del sector emplean a 16 mil trabajadores que conducen 3.700 colectivos por distintas rutas del país. A la fecha, el 75% del personal que forma parte del parque automotor de larga distancia se encuentra inactivo. "Esa realidad refleja el impacto que tiene en cada uno de los destinos", razonó Gaona.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba), por caso, impuso una restricción de 135 servicios diarios, cuando normalmente en un día de recambio turístico partían desde la terminal de Retiro 1.500 colectivos. "Mar del Plata se nutre mucho de Caba y no pudimos darles muchas frecuencias", explicó.

Si bien muchas personas optaron por viajar en autos particulares durante la temporada, el tren figura como una competencia directa para las empresas. La diferencia entre ambos servicios radica en que el boleto de los ómnibus de larga distancia no tiene subsidios. "Tiene que haber una igualdad de criterio para generar una competencia justa y que podamos ofrecer un mejor servicio a los pasajeros", exigió.

Gaona también remarcó la eficacia del cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene a bordo de las unidades, que funcionan al 70% de su capacidad. "Los protocolos funcionan bien. No hay casos de gente que se haya contagiado en un ómnibus. Se puede viajar con seguridad", confió.

A pesar del panorama desfavorable, el vocero de Celadi destacó que hasta el momento no se registraron quiebres entre las empresas del sector, que lograron mantenerse con el pago del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) hasta diciembre y por estos meses subsisten con el cobro del Programa de Recuperación Productiva (Repro) II.

"Ahora se vienen momentos muy complicados. Estamos en conversaciones con el Ministerio de Transporte de la Nación para ver cómo se puede sostener la actividad. La situación es extremadamente compleja", concluyó.