Presencialidad educativa

25 de Agosto de 2021 11:38

Cómo impacta en Mar del Plata la reducción de distancia entre alumnos

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
"Entendemos que con 90 centímetros sigue siendo un alumno por banco", manifestaron desde Suteba. Foto: 0223.

Ante la propuesta de Provincia de llevar la distancia entre estudiantes de 1,5 metros a 90 centímetros, desde Suteba indicaron que el tamaño de los salones no permitiría tener grupos enteros dentro de las aulas. 

La propuesta de reducir la distancia social en las escuelas que adelantó el gobierno de la provincia de Buenos Aires no modificaría los esquemas de presencialidad en los establecimientos de Mar del Plata.

El martes, el gobernador Axel Kicillof anunció que elevarán al Consejo Federal de Educación una propuesta de cambios en el protocolo que se aplica dentro de los establecimientos, que contempla una reducción de la distancia social entre los alumnos de 1,5 metros a 90 centímetros. La sugerencia de la Provincia busca ganar presencialidad en las escuelas bonaerenses.

Sin embargo, la flexibilización del protocolo no se replicaría dentro de las aulas y una presencialidad plena seguiría postergada en Mar del Plata. "Entendemos que con 90 centímetros sigue siendo un alumno por banco", manifestó Susana Aranguren, secretaria general adjunta del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba) General Pueyrredon.

La dirigente aseguró que "es entendible que haya cambios" en el protocolo en función de la disminución de los contagios y de los avances en la vacunación contra el Covid-19, pero ratificó que "las dimensiones de los salones no dan para tener un grupo entero" dentro del aula.

"No podemos hablar de que cada alumno va a estar presencialmente todos los días en la escuela. Dependerá de cada institución y de cada salón que se puedan tener las condiciones para que esto se dé", agregó en declaraciones a 0223.

De todas maneras, Aranguren recordó que en las escuelas funciona una asistencia programada, la cual implica la conformación de grupos de estudiantes de mayor tamaño que lo que indica la capacidad máxima del aula, con la condición de que dentro del grupo haya estudiantes que, por día y en forma rotativa, no asistan a la escuela durante los días en que el grupo tiene clases presenciales.

Ante este análisis, la dirigente de Suteba instó a contemplar en el protocolo cualquier medida de seguridad e higiene a fin de cuidar a los docentes y estudiantes. "La pandemia no pasó. Los cuidados se tienen que seguir dando", aseguró.

"La pandemia nos enseñó que la virtualidad tiene que ser una herramienta más, que no reemplaza a la presencialidad. Llegó para quedarse y para acompañar de acá en más a los docentes en sus tareas. Todos queremos volver a la presencialidad, pero tiene que ser una presencialidad cuidada", concluyó.