El fallido intento de Frank Sinatra para quedarse con el Casino Central | 0223

El fallido intento de Frank Sinatra para quedarse con el Casino Central

Durante la recordada gira argentina el intérprete de “Fly me to the moon” fue el intermediario para que el propietario del Caesar Palace (espacio en el que se desempeñaba como gerente artístico) inicie las tratativas para quedarse con la concesión del Casino de Mar del Plata.

Un año antes de llegar a la Argentina, Sinatra había recuperado su licencia para concesionar casinos.

27 de Noviembre de 2022 16:02

6 de agosto de 1981. Mar del Plata dejaba atrás la "queenmanía" que se había apoderado de las calles en el mes de marzo y comenzaban los rumores que hacían entusiasmar a los fanáticos de “La Voz” que por esos días realizaba una gira en Argentina que comprendía presentaciones exclusivas en el Sheraton y en el Estadio Luna Park con una posible presentación del cantante.

La idea de que Frank Sinatra llegara a Mar del Plata no era descabellada, pero los motivos que traerían al cantante a la ciudad no eran exactamente musicales. Hacía un año que, gracias a su amigo Ronald Regan, flamante presidente de Estados Unidoshabía recuperado su licencia para concesionar casinos y su arribo a la ciudad escondía, en realidad, sus intenciones de expandir el negocio a Sudamérica junto al propietario del Caesar Palace, Harry Wald, que tenía en vista la posibilidad de desembarcar en la Costa Atlántica.

Para hacer posible el plan, fue el propio Sinatra el encargado de promover la visita a las instalaciones y la reunión con las autoridades del Casino Central, que ya se encontraba en su etapa de esplendor.

El 4 de agosto, luego del segundo recital de "La voz" en el Sheraton Hotel de Buenos Aires, un asistente se acercó al camarín en el que se encontraba el cantante y su círculo cercano y le comunicó que "el Almirante Armando Lambruschini había presenciado el espectáculo y le quería hacer saber al cantante que había disfrutado del show". Ese mensaje, según explican Daniel Mancussi y Sebastián Granda en el capítulo "Luck be a lady tonight" del libro "Operación Sinatra, la Historia secreta de la voz en Buenos Aires", fue clave para iniciar la fallida aventura marplatense.

Sinatra dio 4 recitales en el Sheraton Hotel y dos en el Luna Park. Foto: Revista Gente

"¿Podría decirle que me gustaría invitarlo a tomar una copa? Necesito hablar con él", le dijo Sinatra a su asistente. De acuerdo al relato de Ramón “Palito” Ortega, financista del la gira argentina de Sinatra, una vez que Lambruschini, Jefe de la Armada Argentina, subió a la suite del piso 23 en la que se encontraba el cantante, “habló en inglés durante 25 minutos”, por lo que el titular de Chango Producciones se vio dificultado para comprender el contenido de la charla.

Lo cierto es que, al día siguiente del encuentro, Harry Wald arribó a las 16.15 en un avión privado al aeropuerto de Camet “en el más bajo perfil posible” y veinticuatro horas más tarde fue recibido por el director general de Casinos, Antonio Bevilaqua, y el gerente del Casino Central, el coronel Benito Rubén Omacheverría, con quienes durante dos horas recorrió las instalaciones del Casino Central y, dicen, “quedó maravillado por su arquitectura”.

La visita se filtró en la prensa que rápidamente se agolpó en la puerta del espacio de juego para consultar sobre la posibilidad de contar con una visita de Sinatra a la ciudad, pero Wald se negó a hacer declaraciones. Sí lo hizo su traductor que aseguró ante los presentes que no se descartaba la posibilidad de organizar una pelea con “Sugar” Ray Leonard, el primer boxeador de la historia profesional del deporte que logró títulos mundiales en cinco categorías. 

Por lo bajo se comenzaba a hablar de la posibilidad de que “La voz” se encargara de los shows que se brindarían en el Casino Central, tal como lo hacía en Las Vegas.

Si bien se desconoce el motivo por el que las negociaciones entre las autoridades militares y el “jefe” de Sinatra fracasaron, los autores de "Operación Sinatra" confirmaron que, al mismo tiempo que Wald emprendía su regreso al hotel en el que se hospedaba, recibía una propuesta del secretario de Obras y Servicios Públicos de Chaco, el mayor Francisco Ángel Trusconi, a través del “Palito Ortega chaqueño”, Elio Roca, para comprar el Hotel Gualok en la Ciudad Presidencia Roque Sáenz Peña, transacción que tampoco prosperó.

Ni la adjudicación de la concesión del Casino Central, ni la pelea de Sugar Ray Leonard, ni la producción artística de Sinatra y mucho menos la compra del Hotel Galdok fueron posibles y en Mar del Plata el entusiasmo por la posible presentación del artista se esfumó en cuestión de horas.

Sinatra estuvo durante diez días en Argentina y dio cuatro shows exclusivos en el Sheraton Hotel y dos recitales "populares" en el Luna Park. La historia dice que las gestiones para que "La voz" llegara al país estuvieron a cargo del productor Ricardo Finkel y el financista fue Ramón Ortega. Entre los marplatenses quedó únicamente el recuerdo popular: “Frank Sinatra estuvo en Argentina, lo trajo Palito y se fundió”.