Unas extrañas "ovicápsulas" volvieron a aparecer en las playas de Mar del Plata | 0223

Unas extrañas "ovicápsulas" volvieron a aparecer en las playas de Mar del Plata

Los "huevos" coparon la orilla y llamaron la atención de marplatenses y turistas. El fenómeno, en verdad, responde a un proceso natural muy común para esta época del año. 

Las ovicapsulas se ven ahora porque coincide con el período de apareamiento del "caracol negro". Fotos: 0223.

9 de Diciembre de 2022 10:16

Por Redacción 0223

PARA 0223

Los turistas y marplatenses que se levantaron bien temprano para disfrutar desde primera hora de la playa marplatense se encontraron este viernes con una sorpresa: la presencia masiva de “huevos” sobre la orilla.

Muchos bañistas suelen pensar que estos huevos pertenecen a peces pero, en realidad, se trata de ovicápsulas del Adelomelon brasiliana, una especie que popularmente se conoce como “caracol negro”.

Ante una postal de estas características, la primera reacción suele ser la sorpresa pero lo cierto es que este fenómeno es muy común en esta época del año ya que coincide con el período de apareamiento del caracol negro.

Así son las ovicápsulas del Adelomelon brasiliana.

Luego de que el macho y la hembra se aparean y se produce la fertilización, la hembra del Adelomelon brasiliana moldea, con su pie y fuera del cuerpo, una cápsula ovígera u ovicápsula de cinco a siete centímetros de diámetro de un material translúcido y flexible. Dentro de la ovicápsula hay un líquido nutritivo y se depositan entre nueve a 33 huevos fertilizados que se desarrollarán en embriones.

Si bien es cierto que estas ovicápsulas son más frecuentes en las playas de Villa Gesell y Pinamar, Mar del Plata también recibe su visita esporádicamente. De hecho, en enero del año pasado, coparon las playas del centro y en abril hubo otro antecedente en Santa Clara del Mar. Esta mañana, según las fotos que enviaron lectores de 0223, se pudieron observar en la orilla de la playa Alfonsina.

El caracol negro mide hasta aproximadamente 16 centímetros y puede vivir hasta 20 años. Es reconocible por una gruesa capa orgánica oscura. Es carnívoro y se alimenta de moluscos bivalvos como la almeja púrpura Amiantis purpurata, una de las más comunes en las playas del atlántico sur.