Mató a un hombre y escondió el arma en lo de un amigo ciego: diez años y medio de prisión

El hecho ocurrió en enero de 2018 en el barrio Parque Palermo. La pena a Samuel “Pototo” Quiroz se resolvió tras un juicio abreviado.

El acuerdo se presentó ante la Jueza Mariana Irianni. (Foto: archivo 0223).

14 de Mayo de 2022 09:59

Por Redacción 0223

PARA 0223

Un hombre de 27 años que en enero de 2018 mató a una persona con la que mantenía diferencias en el barrio Parque Palermo fue condenado a diez años y medio de prisión tras la validación de un acuerdo de juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 4. En virtud del tiempo que llevada detenido, la pena impuesta a Samuel “Pototo” Quiroz vencerá el 8 de julio de 2028.

En el acuerdo que las partes le presentaron a la Jueza Mariana Irianni también se condenó a Abel Alfaro a la pena de dos años y medio de prisión por los delitos de tenencia de arma de guerra y encubrimiento calificado. El hombre de 47 años es no vidente y fue quien acompañaba a “Pototo” antes de que le disparara a Ariel García y luego guardó el arma en su casa.

Quiroz fue detenido días después y desde hace tres años cumple arresto domiciliario con monitoreo electrónico en un templo Evangélico al que asisten personas con adicciones en el que está a cargo de realizar la comida.

“Eh Ariel vení un cachito, vení solo”

Faltaban algunos minutos para las cinco de la madrugada del jueves 4 de enero de 2018 cuando Ariel García y su pareja se cruzaron con Samuel Quiroz y Abel Alfaro en inmediaciones de calles Benito Lynch y San Cayetano. Un cruce de palabras por una supuesta risa de “Pototo” se sumó a viejas diferencias por una deuda, un perro atropellado y terminó siendo el detonante del ataque a tiros mortal.

“Eh Ariel vení un cachito, vení solo” fueron, según la declaración de la mujer, las palabras con las que el condenado llamó a la víctima. Cuando García se acercó, “Pototo” sacó un arma que tenía en la cintura y sin mediar otro comentario efectúa varios disparos ante de darse a la fuga junto con su amigo. "Tomatelas porque te voy a matar a vos también" le habría dicho a uno de los hijos de la víctima que se acercó tras escuchar los disparos.

El herido fue trasladado en grave estado al Hospital Interzonal General de Agudos (Higa) y más allá de la atención médica que recibió, murió el 27 de enero por una sepsis secundaria a la herida de arma de fuego que recibió en el tórax.

Un día después del ataque y a partir de los primeros datos que personal policial recabó en la guardia del Higa y en el lugar de los hechos, el fiscal Leandro Arévalo le solicitó al Juez de Garantías Juan Tapia allanar la vivienda de Alfaro ubicada en Labardén al 3400. En el cuarto del amigo no vidente de “Pototo” hallaron dentro de un bolso un revólver calibre .38 con dos municiones y una vaina servida en su interior, además de un arma tumbera de fabricación casera y otras tres municiones.

El posterior informe pericial confirmó de manera oficial que el proyectil extraído del cuerpo de la víctima era coincidente con el arma de fuego secuestrada.

En la sentencia a la que tuvo acceso 0223, la Jueza descartó cuestiones eximentes de la responsabilidad penal y valoró como atenuantes en el caso de Alfaro la ceguera que padece en ambos ojos, el reciente diagnóstico de HIV y el buen concepto vecinal. Ese mismo buen concepto y la falta de antecedentes penales fueron los considerados como minorante de la pena para Quiroz.

En cuanto a los agravantes, Irianni consideró la nocturnidad en la cual fue cometido el hecho, el fútíl móvil por el cual se ejecutó el mismo y la conducta posterior del mismo, quien se dio a la fuga.

Tras considerar a Samuel “Pototo” Quiroz autor del delito de Homicidio agravado por su comisión con el empleo de arma de fuego lo condenó a diez años y seis meses de prisión.

Por otra parte condenó a Abel Angel Alfaro como autor penalmente responsable de los delitos Tenencia Ilegal de arma de guerra y Encubrimiento agravado a la pena de dos años y seis meses de ejecución condicional. Para el mantenimiento de ese modo de ejecución deberá constituir domicilio y someterse al contralor del Patronato de Liberados.

Comentarios de usuarios de Facebook