Imputan al conductor del Toyota Yaris por el mismo delito que cometió el "Diente" Arostegui | 0223

Imputan al conductor del Toyota Yaris por el mismo delito que cometió el "Diente" Arostegui

Después del precedente que sentó el caso del chico borracho que gritaba "si nos matamos, nos matamos", Francisco Martínez Allue tendrá que enfrentar un proceso judicial idéntico a partir del impactante choque que protagonizó en la bajada de la Base Naval. 

Por muy poco, el joven de 22 años no provocó una tragedia en la costa de Mar del Plata.

8 de Septiembre de 2022 18:45

Por Redacción 0223

PARA 0223

El fiscal de Delitos Culposos, Pablo Cistoldi, decidió abrirle en las últimas horas una causa penal a Francisco Martínez Allue, el joven que el miércoles por la tarde se estrelló en la costa con su exclusivo Toyota Yaris cuando circulaba a altísima velocidad por la bajada a la Base Naval de Mar del Plata.

El funcionario judicial tomó la determinación este jueves después de ver las imágenes de las cámaras del Centro de Operaciones y Monitoreo (COM) que difundió 0223, donde se evidencia el peligroso accionar del automovilista de 22 años en una zona muy concurrida de la ciudad.

Ante la contundencia de los videos, Cistoldi notificó a Martínez Allue por la infracción al artículo 193 bis del Código Penal, donde se contempla una pena excarcelable para aquel conductor que “creare una situación de peligro para la vida o la integridad física de las personas, mediante la participación en una prueba de velocidad o de destreza con un vehículo automotor, realizada sin la debida autorización de la autoridad competente”.

Se trata del mismo delito que motivó recientemente un proceso judicial contra Ignacio “El Diente” Arostegui, el chico que en noviembre del año pasado chocó borracho y a toda velocidad al grito de "si nos matamos, nos matamos". En aquel entonces, quien había iniciado las actuaciones correspondientes fue el fiscal Rodolfo Moure.

La situación del conductor de Berazategui se resolvió en junio, a través de una "probation" – es decir, la suspensión de un juicio a prueba –, después de pagar casi 400 mil pesos. Allí, la Justicia local determinó que Arostegui no podrá volver a conducir ningún vehículo hasta mayo del 2024 y le impuso el cumplimiento de diferentes medidas, como continuar un tratamiento psicológico y hacer un curso de alcoholemia.

Ahora, Martínez Allue se enfrenta a un proceso prácticamente idéntico. En el artículo del Código Penal en el que se amparó el fiscal Cistoldi para justificar la imputación, se establece que el delito puede ser reprimido con una pena de “seis a tres años” de prisión más una “inhabilitación especial para conducir por el doble del tiempo de la condena”.

El impactante choque se registró, pasadas las 18 del miércoles, en Patricio Peralta Ramos y Formosa. El joven de 22 años perdió el control del auto porque mordió un cordón a muy alta velocidad, en los metros previos a la bajada que lleva al predio de la Armada Argentina. De milagro, el siniestro no dejó heridos: el conductor ni siquiera acusó heridas de gravedad, por lo que evitó el traslado a un centro asistencial.

Además de la postal de destrucción de la colisión, lo que llamó la atención fue el vehículo de alta gama en el que se movilizaba Francisco Martínez Allue. Se trata de una edición limitada del Toyota GR Yaris. La automotriz japonesa solo ingresó 300 vehículos de este modelo al país. Su valor ronda los 55 mil dólares.