Montenegro mantendrá la donación de su sueldo y achicará la planta política en un 30%

El intendente busca profundizar su plan de austeridad en los próximos 4 años. Con vistas al segundo mandato, en el Ejecutivo definen una reducción general del gabinete, entre directores coordinadores, directores generales y secretarios políticos. 

Montenegro ya empieza a ajustar los números del municipio de cara al 2024. Foto ilustrativa: archivo 0223.

26 de Noviembre de 2023 09:58

Por Redacción 0223

PARA 0223

Se sabe que el 2024 será, desde el punto de vista económico, un año sumamente difícil. Esta semana, el flamante presidente electo, Javier Milei, no anduvo con muchas vueltas y ya anticipó en entrevistas que los primeros seis meses de gobierno serán "muy duros". Ese panorama repercute, naturalmente, en Mar del Plata y obliga Guillermo Montenegro a acelerar algunas reestructuraciones de fondo para reducir costos y mantener el orden de las cuentas públicas en el municipio.

El intendente tiene clara la estrategia de gestión para disputar su "segundo tiempo" en la ciudad. En los próximos días, volverá a instruir la orden de reducir en un 30 por ciento su sueldo y en un 20 por ciento el de los funcionarios que ocupan el gabinete. La medida se viene implementando, año tras año, desde que asumió, en diciembre de 2019. A ello se suma el renunciamiento a cobrar la antigüedad para donar esa suma, una decisión que ya le valió algún cruce administrativo con el Tribunal de Cuentas durante este año.

Montenegro, a su vez, prevé achicar en un 30 por ciento la planta política en la municipalidad. El objetivo, según explican las fuentes consultadas por 0223, es hacer una reducción general entre directores coordinadores, directores generales, subsecretarios y secretarios. Y habrá, en la misma línea, un pedido a los concejales para que ajusten ciertas áreas determinadas. "Es una decisión una meramente fiscal, no funcional", se aclaró.

Montenegro profundizará un plan de reestructuración en el municipio. Foto: archivo 0223.

Por estos días, el intendente evalúa implementar una serie de "cambios funcionales" sin discriminar a ningún área. "Es algo que se va a dar en todas las áreas en general. Pero todavía no está definido es qué cargos se eliminarían y demás", señalaron algunos colaboradores.

El paquete de reestructuración que prepara el equipo de Montenegro se enmarca en su denominado "plan de austeridad" y apunta, según insisten en el Ejecutivo, a lograr una "reducción de los costos para poder brindar un mejor servicio". "Si se reduce el gasto político, esa plata se puede destinar a más servicios para la gente. Y eso es clave para los tiempos que se vienen", advierten.